Bienvenidos al club de las Utopías... no es necesaria acreditación



Bienvenidos al mundo de las Utopías, amigos iberoamericanos...porque he visto que en Latinoamérica el presidente Chávez se ha creado su "Unión" o Comunidad de Estados latinoamericanos; la ha promovido y ha sido secundada por las principales potencias de la región, Brasil y Argentina. México no ha sido tan entusiasta porque esa unión, comunidad o nueva asociación de los países iberoamericanos y del Caribe, ha nacido excluyendo a los "pérfidos" anglosajones, a los USA y a Canadá, los poderosos vecinos del Norte, con los que México tiene evidentes intereses económicos y geoestratégicos.

Es una comunidad que debe ir relegando a la OEA (Organización de Estados Americanos), como sin ambages ha confesado su principal promotor. Lo que no sabe el populista y carismático Chávez, al igual que otras hermosas utopías que nacen o que resurgen del cajón de las ideas (brillantes), como la de una Unión de Estados de Europa (algo que muchos piensan sería la solución a la crisis económica, ceder soberanía a cambio de salud financiera- económica), su hermoso proyecto nace con muchos forces (palabra francesa que creo pronto nuestra patriótica RAE enmendará del diccionario, y luego quieren unión, ni las palabras de otros ya usamos, antes tomábamos del árabe un montón, ahora del inglés, siempre del que domina…) puesto que excluye a dos países importantes del continente. La criatura se llamará Comunidad de Estados de América Latina y del Caribe (Celac).

Quizás piensa Chávez y los que aceptan sin recelos esta nueva unión que excluyendo a la superpotencia podrán actuar, “jugar”, con más independencia y libertad en el tablero mundial de la política, pero lo que no sabe, al igual que esos utópicos partidarios de los Estados Unidos de Europa, es que las uniones –la verdadera unión- de "vecinos" geopolíticos son imposibles. Antes en Europa, por ejemplo, los ibéricos, nos unimos con los latinoamericanos, en una utópica y “rosada” unión ideal, (atención, viene una retahíla de tópicos, que no por eso deja de ser verdad)  que con los engreídos franceses, los altaneros británicos y los prepotentes germanos... a lo mejor con los italianos nos unimos para irnos "de copas" (a tomar, como dicen allá), poco más… y en vuestro caso, amigos latinoamericanos, lo mismo, no veo yo a un chileno con un argentino ni para jugar al Tute (juego de cartas)... por poner un ejemplo, o a un boliviano con un peruano... esos no van ni a misa juntos... en fin, que las utopías, lo bueno que tienen es que son "realizables", pero ya veremos si las ven nuestros nietos como, por lo menos, amago de buenas intenciones.


Comentarios