Fallece luchador por los derechos humanos, el ex presidente checo Vaclav Havel



Havel era un político de reconocido prestigio europeo, pertenecía a la "vieja guardia" de personajes claves de la historia europea tras la caída del Muro.

“Que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son… “Es probable que Havel conociese y hubiese leído estas palabras de la obra de Calderón de la Barca sobre la fugacidad de la vida, que parece vivirse como un buen o mal sueño. El ex presidente checo era un dramaturgo de éxito en la antigua Checoslovaquia en los años sesenta del pasado siglo. Esa notoriedad intelectual también se basaba en su actitud crítica contra el régimen pro soviético que gobernaba en su país, por lo que fue detenido y encarcelado varias veces. Luchador por la libertad y los derechos fundamentales, fallecía este domingo 18 de diciembre en Praga.
El escritor y dramaturgo

En su haber hay obra poética (La fiesta, 1963 y El memorándum, 1965) y una exitosa carrera como dramaturgo sobre todo en los años de intensa movilización cultural y social en Praga, la conocida como Primavera de Praga (que ha dado nombre a otras “primaveras”). Tras la invasión de 1969 de Checoslovaquia por los soviéticos, para frenar las políticas de apertura a Occidente y de corte democrático del presidente Alexander Dubcek, el escritor Havel fue más duramente perseguido y controlado en la siguiente década de los 70.
Sus obras fueron prohibidas y se le confiscó el pasaporte, toda su actividad artística fue puesta en entredicho como títere de la cultura capitalista. Pero Vaclav Havel no pudo ser silenciado y fue el principal promotor y la primera firma del manifiesto por los Derechos Humanos conocido como la Carta 77, manifiesto que pasó a la acción moderada como movimiento de resistencia contra el régimen y actividad por la que pasó Havel cuatro años en la cárcel (1979–83).

Último presidente de Checoslovaquia, primero de la República Checa

Tras la caída del Muro de Berlín, el fin de la Guerra Fría, se inician en Praga los acontecimientos conocidos como la “Revolución de Terciopelo”. Fueron masivas manifestaciones al final del año 1989 y Vaclav Havel se había hecho con el timón del llamado Foro Cívico, una coalición de fuerzas democráticas no comunistas.
En diciembre de ese mismo año el gobierno comunista se derrumba por la presión popular y la falta de violencia del cambio político no podía estar mejor representada que en su líder, un hombre de letras, un intelectual, esa transición pacífica fue lo que le dio el nombre de la "revolución de terciopelo" a su movimiento y supuso que rápidamente, el 2 de diciembre de 1989, fuera nombrado interinamente presidente de Checoslovaquia.
Celebradas elecciones generales y libres ya en transición democrática fue reelegido legítimamente para el cargo de presidente en julio de 1990. Curiosamente, hombre convencido de la unión checa y eslovaca, creada tras la Primera Guerra Mundial independiente del antiguo imperio austro-húngaro (1918), no pudo evitar como presidente su división dimitiendo en 1992. Al año siguiente sería elegido presidente de la recién nacida República Checa.
Larga enfermedad

Durante diez años (1993-2003) fue presidente checo, de la pequeña república Checa, que junto a Eslovaquia forman ya parte de la Unión Europea, tras la normalización democrática que durante estas dos décadas han experimentado los dos países centroeuropeos. En 1996 le tuvieron que extirpar un tumor de uno de sus pulmones, desde entonces ha sufrido numerosas crisis pulmonares en una larga enfermedad.
Aunque dejo la actividad política en 2003, siguió muy vinculado a los foros y debates sociales y políticos de su país y europeos, manteniendo su prestigio en los círculos de poder y artísticos. Por ejemplo, fue el promotor del Comité Internacional para la Democracia en Cuba (CIDC), desde el que Havel reivindicaba un sistema democrático para el país caribeño. En 2008 lideró la Fundación Europea para la Democracia por la Asociación (EFDP).
Defensor de los derechos humanos y hombre de profunda cultura democrática, deja con su muerte un imborrable recuerdo de honestidad y honradez política para las actuales y próximas generaciones europeas y mundiales. Vaclav Havel nació en Praga el 5 de octubre de 1936 y muere en esta misma ciudad el 18 de diciembre de 2011 por complicaciones respiratorias, a la edad de 75 años.

Comentarios