Santos inocentes



No, no se trata de la novela de Miguel Delibes o de la película de Mario Camus (1984). Podría tratarse de la festividad de hoy, el día de los Inocentes. Pero tampoco. Los inocentes tienen siempre una tendencia al victimismo como no podría ser de otra forma. Todo inocente es víctima de una infamia, de un crimen. Los inocentes que “pican” en el Mundo caen en la broma pesada de una bomba en una iglesia de Nigeria el día de Navidad. Los inocentes del mundo pican siempre en las calles de Bagdad haya o no tropas extranjeras de ocupación, saltando por los aires víctimas de la gracia constante de los coches bombas y de los, “resucitados”, hombres-bomba. 

Los Santos Inocentes llaman a “Milana bonita” con la voz quebrada por el silencio de años sometidos a la estúpida broma de la estampita del monigote. Siempre hay un monigote para un idiota. Se cambian almas como se intercambian cromos. En nombre de qué broma pesada el hombre sigue matando al hombre. Uuuuu saben aquel que diu que van unos observadores a un país llamado Siria a ver si hay o no “santos inocentes” y va uno que es el que más manda y les dice eso de ¡¡inocentes, inocentes!!

Comentarios