Camps inocente: alarmante incremento de la vergüenza ajena en un territorio europeo


Este blog quiere especializarse en relaciones internacionales, política y sociedad mundial, Historia Actual y estudios sobre la Paz; evitando, en la medida de lo posible, sumergirse en las cristalinas aguas de nuestra política patria, la española… pero, a decir verdad, el blog nació en la primavera de 2011 y al rebufo de un hecho singular, que alegró, por lo inesperado de su nacimiento y consolidación, el panorama social del país; me refiero al Movimiento 15-M. Hicimos unas crónicas a “vuela pluma”, visitando el campamento de “indignados” de la Puerta del Sol unas cuantas veces, dejamos las impresiones de esos paseos en el blog y, luego, como ha pasado con el movimiento en sí, nos dejamos llevar por el arrollador día a día, hecho a hecho, noticia a noticia, que va dejando todo en segundo lugar, tercero, cuarto…hasta casi olvidarse. 

Ahora nos ha tocado la fibra de cronista otro hecho político mezclado con la Justicia. La sentencia de “No Culpable” al ex presidente de la Comunidad de Valencia en el juicio que tenía por cohecho era comentada en la mañana de Radio Nacional (RNE), en el programa de Juan Ramón Lucas. Iba conduciendo mi coche, escuchando las intervenciones y enseguida comprobé el clamor mayoritario de la gente; todos los oyentes  tenían reacciones de indignación. Muchos enlazaban esta noticia con los juicios a Garzón y exclamaban ¡cómo está la Justicia en este país!, vaya mes que llevamos… 

De repente, de la marea de llamadas criticando esta sentencia de no culpable, irrumpe una de un señor, un caballero de Madrid (creo, no recuerdo bien), que se presenta como Arturo. El señor Arturo, muy correctamente y con buena oratoria recrimina al director lo sesgado que considera está el programa, ya que a las llamadas indignadas se suman los comentarios que en Facebook hacen los oyentes y todos, todos, son críticos. Lucas, el periodista, le replica que su llamada es muestra de que el programa sigue su línea independiente y que, como emisora pública, acoge sin distinciones todas las tendencias o corrientes de opinión. La conversación se mantiene en un tono muy respetuoso. El oyente dice que la sentencia de un jurado popular está tan avalada como la de un juez profesional. Se defiende de la recriminación del periodista de RNE que alaba la imparcialidad de su programa diciendo que sólo constataba un hecho: toda la mañana los oyentes estuvieron demostrando su perplejidad, su indignación, su mosqueo…su cabreo, por qué no decirlo. Una oyente confesó que no volvería a votar y que no creerá nunca más en la Justicia. 

Suponemos que ese caballero no padecía lo que la gran mayoría (el hecho que él constata) sufríamos: vergüenza ajena. En mi caso solamente recordar esa conversación grabada del otro acusado, Ricardo Costa, con el “Bigotes” (cabecilla de la trama de corrupción), donde le pedía que intercediese con “éste” (Camps) para que pensase en él a la hora de formar parte del gobierno valenciano, porque el “Bigotes” iba a comer a la casa del president, como el que va a casa de su madre a comer paella los domingos. Esa babosa conversación da grima. Ese diálogo desmiente a Camps cuando dijo que no conocía (luego que apenas conocía) al “Bigotes” y demuestra que el ex presidente valenciano se movía demasiado bien en esas “aguas cristalinas” de la corrupción y el mangoneo. Que ha tonteado, con niñerías, sin corromperse a niveles de primera división… ¡seamos serios! La desvergüenza, cuando se practica y se descubre, suele bucear en aguas transparentes, cristalinas… de "la España limpia".

Comentarios

  1. Como dijo el sastre, esta sentencia es un insulto a la inteligencia. A partir de ahora, barra libre. Los que puedan y se dediquen a la política lo tienen más fácil, pueden cometer delitos sabiendo que se pueden ir de rositas. Por desgracia no ha y sitio para la ética en este país. Una vez más, desde que dejé el ejercicio de la abogacía, los hechos me han demostrado que la justicia en este país. Lo más grave, no obstante es la refor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guille, las nuevas tecnologías no me dejan leer bien tu comentario... la justicia en este país... qué es lo más grave...

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada