Vendedor ruso


En la agenda del vendedor encontramos unas citas de un novelista ruso, León Tolstói, autor de la monumental obra literaria "Guerra y paz". Una obra que representa la invasión napoleónica de Rusia, la primera "guerra patriótica" de la Madre Rusia, la otra Gran Guerra patriótica fue la II Guerra Mundial, con otra invasión traicionera, la nazi. Tolstói con su magna obra, sus más de 500 personajes, nos quiere retratar al hombre en guerra, a la sociedad como batalla eterna. El hombre contra el hombre. Tolstói podía haber escrito un personaje con el semblante de Putin. Vladímir Putin es un guerrero. Rusia parece llevar siglos en guerra. Es un país que se regenera o se "reconstruye" siempre a través de una guerra. Una sociedad de grandes contrastes, diversidad enfrentada, en cierta forma, una sociedad cruel. Con lágrimas en los ojos Putin se dirige a sus fieles reunidos entorno al Kremlin, una vez ganadas las elecciones presidenciales que le convertirán en presidente de Rusia de nuevo, y lo primero que dijo es significativo: "Hemos ganado en una batalla abierta y limpia".

Es curioso, Tolstói acabó siendo anarquista sin renegar de sus fuertes creencias religiosas; más en concreto "anarcopacifista" y su pensamiento base filosófica para movimientos sociales. Un pensador social que desconcertaba, anarquista por no reconocer autoridad para el gobierno y cristiano convencido que proclamaba la paz entre los hombres. Murió en 1910.

"Antes de dar al pueblo sacerdotes, soldados y maestros, sería oportuno saber si no se está muriendo de hambre."

"Mi felicidad consiste en que sé apreciar lo que tengo y no deseo con exceso lo que no tengo."



Comentarios