14 de abril: la República española y el cementerio de elefantes



Esta entrada no va ser muy original. Emplear la ironía un día como hoy es más que fácil, es inevitable. Estamos a 14 de abril de 2012, hace 81 años que se proclamó la II República española, y la noticia del día es que el rey de España, el Borbón con el nombre de Juan Carlos I, se ha roto la cadera cazando elefantes en Botswana. En plena crisis económica, en medio de abusivos recortes en las prestaciones sociales, con una reforma laboral que beneficia exclusivamente al empresariado incompetente, el Jefe del Estado se va a practicar una afición cara y rozando lo ilegal (el elefante africano está en peligro de extinción). A su abuelo, Alfonso XIII, el rey derrocado y destronado por esa república tan olvidada por las nuevas generaciones, la caza también le gustaba, como a todos los borbones. El Museo del Prado está llenó de pinturas con los monarcas, escopeta en mano, vestidos para la ocasión. Es famoso el cuadro pintado por Goya de Carlos III, uno de los borbones con mejor “prensa”.


Precisamente bajo la estatua de este monarca, Carlos III, en la Puerta del Sol de Madrid, se terminaba la marcha a favor de la III República española. La improvisada tribuna para los discursos estaba a escasos metros de la figura ecuestre que preside la plaza. Lloviznaba un poco, pero los asistentes tenían más sensación de melancolía y tristeza al ver que los mensajes hermosos de justicia e igualdad social que recordaban la proclamación de la II República se los llevaría el pesimismo reinante por ver cómo se está gestionado la crisis económica y de valores democráticos, que por la lluvia fina y pegajosa.



El blog que están leyendo (sí es así, muchas gracias) ha cumplido este mes un año y comenzó su andadura con una crónica callejera del autor, que cámara en mano se fue a ver qué era eso del 15-M y del “Campamento de la Puerta del Sol”. Para celebrar el aniversario hemos hecho lo mismo, queríamos ver en primera persona qué vitalidad tiene el “sueño republicano” en estas épocas de incertidumbres y de nuevas formas de protesta social. Las fotos que ilustran este texto son de ese “paseo” por la puerta del sol. El autor de estas líneas y editor de este blog sobre civilización, política y sociedad, relaciones internacionales e historia, no va a hacer proselitismo republicano. Sin embargo, busco prosélitos para el espíritu perdido de la II República. En esa época nació un sueño de cambio, de regeneración de todo un país. Los gritos, consignas y aplausos que he vivido en la manifestación republicana me han parecido tan poco “vivos” y convincentes que no creo contengan ese espíritu regenerador que necesitamos en estos tiempos difíciles.

Comentarios