Vendedor de acciones


Estos días tengo a mi tío abuelo, un caballero soltero y jubilado hace un lustro, muy triste y preocupado. El hombre no consigue ni enfadarse y yo le digo que la ira a veces es buena para sanear al espíritu defraudado; no me hace caso por sus 70 años y las peligrosas subidas de la tensión arterial. Sin embargo, motivos para "cabrearse" tiene. Contrató sin mucho conocimiento, como miles de jubilados españoles, participaciones preferentes, acciones preferentes les llaman fuera de España. El gancho de este producto ofrecido indiscriminadamente en la banca española durante los últimos años es que aportaba una alta rentabilidad (siempre por encima del 5,5% de interés) y que era un híbrido entre capital (ahorro) y deuda (inversión). 

Este mismo atractivo encierra su peligrosidad. En los foros de economía e inversión se advierte, sin tapujos, que el "blanco fácil" de este producto es el "minorista", el pequeño inversor (en España principalmente ancianos jubilados) y algunos blogueros economistas, por deferencia moral, advertían que no se publicitaba y se explicaba de la misma forma sus beneficios que sus potenciales riesgos... que son muchos. Tantos son que ahora han salido a flote, con los casos de Repsol y Bankia sobre todo, todos estos peligrosos riesgos que se han cebado en los participantes de edad avanzada, pequeños inversores, que confiaron en los gestores de sus entidades financieras, pues ni tenían información ni formación suficiente para entender "la letra pequeña" de lo que contrataban. Se podría pensar que es usura, ansia de ganar dinero fácil que ahora se ha vuelto contra ellos. Ni mucho menos; ha sido ignorancia, porque me consta por mi tío abuelo que solamente deseaban tener sus ahorros -de toda una vida trabajando- lo más productivos posibles... sino los hubiese dejado bajo su colchón como ahora, repite constantemente con la mirada perdida, haría si pudiera dar marcha atrás en el tiempo.

En la "Agenda del Vendedor" he anotado el día que acompañaré a mi tío abuelo a su banco a reclamar, junto a mi nota he encontrado esta cita:

"Yo declaro que la justicia no es otra cosa que la conveniencia del más fuerte."  Platón. Filósofo griego (427 AC-347 AC)

Comentarios