Cabeza de Turco



La expresión "cabeza de turco" tiene un origen muy poco correcto para este blog que aspira a hacerles reflexionar sobre el grado de civilización de las sociedades que se interrelacionan en este convulso mundo. El consenso sobre el origen de esta frase hecha, de este dicho, estaría en la Historia, en la época de expansión del imperio otomano. Los turcos llamaban de forma brusca a las puertas de Europa central y no les querían abrir. En esas interminables guerras, que no acabaron con la toma de Constantinopla, los vieneses cristianos que lograban matar a un turco exponían su cabeza en las murallas de la ciudad. Todos los males de Viena y de la cristiandad eran culpa de los turcos. Con esas cabezas decapitadas expiaban las culpas. 

Cabeza de turco pasó a los dichos para significar la persona, hombre o mujer, que era injustamente culpabilizada de algo. En esta época de crisis los cabezas de turco abundan, incluso a niveles de colectividades. Durante la crisis financiera se ha utilizado muchas veces al mismo consumidor de productos financieros como cabeza de turco. El ciudadano es culpable de tener tantos ineptos gestores de su vida económica y política. Han colgado nuestras cabezas en las murallas bancarias. 

Tenemos un texto de Luis Pérez Armiño sobre un “Cabeza de Turco” de principios del siglo XX, una cabeza exhibida impúdicamente en la sociedad española de 1909. 

Comentarios