"¿Occidónde...?"


La suerte de vivir en el centro de Occidente, es decir, de vivir cerca del Rastro madrileño, del castizo barrio de Lavapies y de la cultural Latina, es que te encuentras paseando con pintadas en las paredes de artistas e intelectuales de barrio que, cuando menos, te hacen pensar. Pensar en eso tan típico de ¿quiénes somos? ¿a dónde vamos? y, lo peor, ¿de dónde venimos? Eso parece preguntar la pintura de esta fotografía tomada del blog de un poeta urbano, Batania, que a su vez las toma de un fotógrafo "callejero", Guillermo de la Madrid, que las cuelga en Flickr con el nombre tan sugerente de "Escrito en la pared". Batania se autoproclama "Poeta Neorabioso". La verdad es que su poema encabezando su blog es bastante seductor: "...El viento sucede. La Revolución es como un elefante transparente jugando al tenis..."

¿Occidónde? Se pregunta el poeta en las calles del Rastro de Madrid. El rastro es un mercadillo con lejanos orígenes desde la fundación de la ciudad por los musulmanes, Magerit-Madrid. ¡Qué ironía! Una pintada de Occidente en las calles de una ciudad fundada por Oriente. No hay duda de que la vieja Madrid, fundada allá por el siglo IX, es el centro de Occidente. De Madrid para la izquierda, al Oeste todo es Occidente. Salga de Madrid, coja usted Lisboa, luego las Canarias y se topará con el occidente americano. Hasta aquí está clara la ruta, hacia dónde vamos. Otras calles que albergan al rastro son las de la Latina, centro del ocio occidental. Beber vino y comer cerdo para fastidiar, sin acritud, a los de Oriente. Un Ribera del Duero, un Rioja y una tapa de jamón ibérico. El dios cristiano hizo el paraíso. La Latina lleva ese nombre por Beatriz Galindo, profesora de latín de la reina Isabel La Católica, hacedora del Occidente americano desde su latinidad bien aprendida. ¿Sarcasmo o neorealismo ibérico (neorrabioso) del siglo XXI? ¿Occidónde van nuestros pasos ahora?

Entre las pintadas "neorrabiosas" se mueven emigrantes musulmanes y del más allá del Oriente, pakistaníes, hindúes y chinos de la China Popular. El barrio de Lavapies es el más racial y multicultural de la antigua alcazaba árabe, luego corte cristiana e imperial y luego capital de la "Movida". Eran épocas en las que se sabía a dónde se iba y de dónde veníamos. Ahora andamos en nuestro laberinto de nuevo. El denostado Occidente, malo e imperialista, sede del demonio, el infierno para el resto del mundo, resultaba, sin imposición ninguna (a no ser que los sueños de bienestar y progreso sean imposiciones culturales) la meta como modelo de vida para millones de seres.

El frutero al que le hago la compra semanal es marroquí, su hija Nur es amiga de mi hija, es un excelente vecino que ha prosperado con su negocio porque su fruta es buenísima, como su trato con el cliente. Todavía no me ha dado un melón malo. Su hija es española por nacimiento y marroquí por paternidad. Me cuenta que la ha apuntado a clases de árabe los sábados, porque lo entiende pero no lo escribe y habla bien. Quién sabe, reflexionaba, tal como se están poniendo las cosas en Europa quizás Nur deba construir su vida donde nosotros no pudimos, en Marruecos.

¿Occidónde? Otro poeta español afincado en Atenas dice que se marchó a la capital griega para ver en directo y en persona la caída del "imperio europeo"; decía excusándose por resultar tan griego... quiero decir, tan trágico, que deseaba reflexionar y crear su poesía en el primer centro de Occidente, porque le resultaba irónico el hecho de que Europa estuviese destruyéndose allí donde se engendró. ¿Orienquésomos?




Comentarios