Assange, Ecuador y el abusón del patio



Hagan memoria. Durante sus etapas escolares recordarán que en el recreo, ese periodo de descanso en mitad de la jornada colegial, siempre había un “matón” de patio; el típico abusón que se sentía obligado (era su naturaleza) a amenazar con sacudir capones y mamporros a los más débiles si no hacían lo que él quería. En esta historia infantil del pirata informático o del héroe de la libertad de expresión, según sea la pandilla donde usted comulgue, llamado Julian Assange, el abusón de patio es el Reino Unido. La prepotencia del imperio británico, se queja con razón la diplomacia ecuatoriana, llega al extremo de amenazar con asaltar la embajada del país latinoamericano si no sacan de allí al sujeto que está reclamado por la justicia sueca debido a presuntos delitos sexuales.

Me he subido un poco tarde al vagón de esta historia y no sé por qué el señor Assange escogió, precisamente, la embajada de la Republica del Ecuador. ¿Era la que le venía más a mano? ¿Intuía que el gobierno del presidente Correa le iba a dar, con facilidad, el asilo diplomático? Sinceramente, ante el aluvión de problemas más graves para reflexionar en Pax augusta nos daba cierta pereza indagar en las posibles respuestas; pero lo hemos hecho. 

Assange, cuya buena prensa va por barrios, en unos sitios es el fundador y redactor jefe del único medio de comunicación imparcial del mundo, Wikileaks, y en otros un oportunista hacker informático, declaró a través de sus abogados a medios latinoamericanos que escogió Ecuador porque sabía que sería un país no “manipulado por los EEUU”. Eso fue a primeros de junio, cuando ese equipo de abogados estuvo, premeditadamente, organizando la estrategia para “salvar el culo” de su cliente. Disculpen ese lenguaje soez, pero creo que es la jerga entre abogados estadounidenses y el objetivo principal de Assange y su equipo defensor preparando esta estrategia era evitar ser extraditado a los Estados Unidos, por lo que deberían ir preparándose por si no consiguen evitarlo. En ese plan de save my ass no se escogió a otros países latinoamericanos que plantan cara al imperio (USA) por evidentes razones. ¿Argentina? Pues hubiera sido una bomba diplomática con repercusiones impredecibles que hubiesen hecho más daño que beneficio a Assange. ¿Venezuela? Pensarlo ya solo es estúpido… finalmente, Ecuador y Correa, país y presidente de perfil internacional medio fueron los escogidos.

En esta historia de patio de colegio, donde Internet es el patio (recreo, divertimento) y el colegio es la cruda realidad, aparecen atractivos elementos que atraen sobremanera a las opiniones públicas mundiales. Da igual que el presidente ecuatoriano haya dado muestras en el pasado de tolerar bien poco la libertad de prensa y de expresión, Julian Assange debe ser salvado de la injusticia imperial a toda costa. Como español siento cierta simpatía por ver al “Super-Juez” Garzón de nuevo “al ataque” como abogado defensor del controvertido Assange. Sin embargo, es una sensación agridulce, extraña. Algo huele a podrido en Londres y no es el Támesis.


Esa escenificación política de “los balcones” va a tener que denominarse “estilo hispano”. No pude evitar, al ver a Assange dando su toque de atención al mismísimo Obama desde el balcón de la embajada ecuatoriana, recordar a otros líderes o prohombres de la política encaramados a balcones como improvisadas tribunas… lo malo que todos eran latinos o españoles y de muy diversa índole. Sin ir más lejos, recordé al presidente Correa desde el balcón presidencial desafiar (“Si me quieren matar, mátenme”) a los policías amotinados que unas horas antes no le dejaban salir del Hospital de Quito, a donde había ido a curar unas heridas por gases lacrimógenos en el transcurso de las protestas y disturbios protagonizados por policías que se que quejaban de recortes en sus salarios. Assange en el balcón diplomático de Ecuador no vino a decir eso de “si me quieren matar, mátenme”… no parece tener los “arrestos machotes” hispanos, pero vino a dar un discurso parecido porque son dos personajes con afán de megalomanía. A Correa le gustaría suceder al presidente Chávez como Mesías bolivariano en la cruzada antiimperialista. A Julian Assange le gustaría eludir una condena de cárcel (recordar que hasta ahora está burlando a la justicia, algo que un ciudadano honesto no haría) o peor, de muerte en EEUU, para seguir asumiendo el papel ya otorgado de gran “descubridor” de la Verdad.

Assange ha demostrado al mundo lo que de tanto sospechar era una evidencia: que los EEUU y sus aliados cometen crímenes de guerra atroces en todas sus intervenciones internacionales. Es de agradecer tan heroica y osada actitud contra el “Gran Poder” y que haya compartido con todos esa información. Pero haciendo balance de su trabajo nos parece todo muy de artificio. Esos datos tan comprometidos debían haber servido para abrir procesos, o al menos investigaciones, contra políticos, líderes e instituciones implicados en actos criminales y no para satisfacer la personalidad mediática del “acusica” del patio, chivato de las palizas del “abusón” del colegio.

Comentarios

  1. Hola, sinceramente esta vez me parece que faltan informaciones en el post que publican: 1) Ecuador ha dado signales previas de ser dispuesto a dar asilo a Assange en caso de peligro, antes con una declaración de un funcionario que ha sido luego desmentido por Correa y luego por el mismo Correa en alusiones hechas en una entrevistra con Assange. La razón oficial no será esta pero la razón real es esta, incluso en una entrevista la madre de Assange dice que su hijo al comienzo no dio importancia al ofrecimiento de asilo porque no pensaba que llegara a ser necesario. 2) Nunca Assange huío de la justicia, el caso de Suecia había sido archivado, él se había presentado para tesitficar pero no lo escucharon, no había una real imputación y había sido archivado y se salieron sucesivamente con la idea de volverlo a abrir cuando ya Assange había dejado Suecia, entonces el ofreció testificar desde la Embajada ecuadoreña pero los suecos no aceptaron (sin razón) la opción, que es un procedimiento de rutina y en el caso de Pinochet fue aceptado por ejemplo. Mi opinión personale es que si Assange es muy mediatico (a diferencia de su ex socio, ahora fundador de Openleaks, que aprecio más como persona) esto no quita que todo el asunto se está utilizando para limitar la libertad de expresión tachando a cualquiera de terrorista y es esto que debemos impedir que suceda. Un último detalle: este post dice ''Assange ha demostrado al mundo lo que de tanto sospechar era una evidencia: que los EEUU y sus aliados cometen crímenes de guerra atroces en todas sus intervenciones internacionales. Es de agradecer tan heroica y osada actitud contra el “Gran Poder” y que haya compartido con todos esa información.'' No. De esto se acusa el soldado estadounidense Manning. Assange simplemente con Wikileaks fue un filtro, pasó la información facilitada por Manning a los medios de comunicación. El éroe supuestamente es Manning y el papel de Assange en este asunto es el de periodista. EE.UU. no tendría porque acusar de terrorismo a un ciudadano no americano que tiene un medio de comunicación y simplemente se avale del derecho de informar. Que se le diga pirata en este sentido no es lógico porque el 'pirata' fue Manning. Que en su pasado también Assange fuera un hacker no significa nada en este caso específico.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario