El 47% y el 23-F; perlas cultivadas


Hacía bastante que no encontrábamos "perlas". Debe ser que necesitan, como las encontradas en el fondo del mar dentro de las ostras, un proceso lento de cultivo. Aunque ha merecido la pena la espera. Hemos encontrado en todo su esplendor en los "fondos políticos" dos perlas magníficas. Una en EEUU y otra en España:


  • El 25 de septiembre pasado, en España, una plataforma social que ha usado las Redes para difundirse y bautizada como 25-S, convocó una manifestación de protesta contra el gobierno, pidiendo su dimisión y un cambio constituyente. La proclama inicial era tan "infantil" como ingenua y a la vez inquietante: "Toma el Congreso". Luego se fue matizando, debe ser que sus promotores fueron "madurando" y de la infantil rabieta inicial se pasó a la más razonable proclama de "manifestarse rodeando el Congreso". Aún así al Partido Popular, el partido que gobierna tras conseguir mayoría absoluta en las urnas y que sistemáticamente incumple su programa electoral y realiza severos recortes, con el consiguiente malestar social muy generalizado, se "asustó" tanto que la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, comparó a los posibles manifestantes con golpistas como el teniente coronel de la Guardia Civil, Antonio Tejero, que asaltó el Congreso el 23 de febrero (23-F) de 1981. Vamos, una "perla" de las gordas; una irresponsable forma de tratar el asunto y de crispar los ánimos, impropio de una "representante del pueblo", como se autocalifica Cospedal:

  • La otra "perla cultivada" nos viene de EEUU, del candidato republicano a la presidencia, Romney, cuando en una cena con donantes a la financiación de su campaña soltó lo siguiente: "Hay un 47 % que están con él (Barack Obama), que dependen del gobierno, que creen que son víctimas, que el gobierno tiene la responsabilidad de cuidar de ellos, que se les debe proveer de sanidad, comida, alojamiento o como lo quieran llamar. Tienen derecho a ello y el Gobierno se lo debe proveer y votarán al presidente..." Pero mejor lo ven con sus propios ojos y lo escuchan con sus mismos oídos:

Comentarios