Ayuda humanitaria a Siria y los "bollos suizos"


Es significativo encontrar en la prensa actual cuando leemos la información sobre la ayuda humanitaria en conflictos, a suizos en la primera fila de acción. Es decir, la obra de Rodolfo Olgiati creó escuela o una conciencia social de ayuda civil muy arraigada en el país neutral. Resulta que en la complicada ayuda de la ONU que se está intentando hacer llegar a los miles de refugiados sirios a países vecinos, como Líbano y Jordania, destaca una ONG suiza llamada Medair, con presencia en estos dos países. 

La ONG Medair denuncia que mucha ayuda de la ONU se está gestionando mal y que no está llegando a muchas familias sirias, teniendo que improvisar los voluntarios suizos alojamiento para esos desplazados sirios en tiendas de campaña adquiridas en comercios de la zona por su equipo de "respuesta rápida". Como Olgiati hace más de 70 años el ingenio y la buena voluntad han tenido que sustituir a los equipamientos materiales del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). La organización humanitaria suiza está coordinando la acogida por parte de ciudadanos libios en sus casas de familias sirias. En Jordania el ofrecimiento es más de los municipios en conjunto. Todo ello hace muy difícil saber cuántos refugiados sirios están ahora en los países vecinos. Se habla en los informes de ACNUR de unas 320.000 personas. Qué curioso, al pionero suizo del voluntariado civil, Olgiati, en 1937 le informaron de que en breve habría unos 350.000 refugiados más procedentes del Madrid sitiado.

Estos datos tan históricos y a la vez tan "actuales" los puede encontrar en la 3ª parte del artículo de Luis Manuel Expósito, historiador colaborador de Pax augusta, sobre los pioneros de la ayuda humanitaria. 


Comentarios

  1. El pueblo suizo ha estado siempre muy concienciado en materia de ayuda a los más necesitados. Es algo que se mama en el hogar, que se aprende en la escuela, que se nota en las calles, en la prensa, en la multitud de ONG's que existen en los cantones suizos. El Servicio Civil Internacional sigue en la palestra en diversos países, creando y gestionando campos de voluntariado; la Cruz Roja opera en cientos de países... Son ejemplos claros que vemos a diario. Pero siempre hay grupos helvéticos que gustan de la acción directa. En su día los comenzó Rodolfo Olgiati, y hoy en día son muchos quienes piensan igual y se dedican a la ayuda humanitaria arriesgando su propia vida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario