La madre de Norman Bates. Psicosis armada en EEUU



Es muy descorazonador volver a escribir sobre una matanza en EEUU, esta vez en una escuela de primaria, con víctimas que no sobrepasaban los 7 años de edad. Niños y niñas, la mayor parte de los asesinados, acribillados a balazos con un fusil automático de asalto, un arma concebida para la guerra. ¡Y aún existe tibieza, ambigüedad y reparo, en la sociedad estadounidense sobre la necesidad de reprobar la Segunda Enmienda que permite adquirir y usar armas como en el siglo XVIII! ¡Qué aún vienen los ingleses! ¡A las armas patriotas! Psicosis.

¿Seguridad, autodefensa y orden? Eso se puede lograr sin las armas de fuego. Psicosis. Norman Bates, el hotelero huraño que vivía con su madre disecada que le hablaba y controlaba como a un niño adolescente, insociable, asociable, no sociable, cometió matricidio que luego revivió con la mujer rubia que tuvo la mala suerte de hospedarse y darse una ducha en su hotel. Psicosis. Adam Lanza llevaba un fusil con cargadores de 30 balas, cuchilladas al aire, al agua, al alma de inocentes. Había cometido también matricidio, acababa de hacerlo cuando se dirigió a la Escuela de Newtown, y su madre también resultaba ser controladora, obsesiva. Por lo visto pertenecía a una “secta” de paranoicos que temen la llegada del fin del mundo o de la 'Crisis Total' y acaparaba alimentos y armas para “sobrevivir”. Ese perfil tenía la madre que educaba (le tuvo en casa mucho tiempo sin escolarizar) al tímido y extraño Adam Lanza. Pero ser tímido no te convierte en un asesino. Psicosis.


La timidez no mata, un fusil de asalto sí. Ser retraído no te impulsa a apretar un gatillo y menos si no tienes ninguno a mano que apretar. Se catalogará a Lanza de loco, porque así será todo más sencillo, menos hiriente para nuestra racionalidad lo que, para gente “cuerda”, es irracional, el asesinato de niños, con ensañamiento y brutalidad, como parece que ocurrió según las investigaciones de los forenses. Se obviará que un enfermo mental aislado socialmente en realidad no puede sentir nada, ni empatía, afecto ni odio... y Adam Lanza demostró en sus crímenes un exceso de odio; para el que se preparó muy bien, con ropas camuflaje y varias armas. ¿Alguien se cree que un autista se disfrazaría de Rambo para matar personas? Psicosis.

Nuestra opinión no ha cambiado desde que reflexionamos sobre la última matanza cometida en Estados Unidos, la del cine de Colorado perpetrada por James Holmes. La clave de esas locuras tan sistemáticas en la sociedad estadounidense estaría en la falta de control en la venta y uso de armas. Parece que este episodio de 'psicosis' ha sido la gota que colmó el vaso de la paciencia de la mayoría de los norteamericanos; el mismo presidente Obama está encabezando un movimiento, ahora más nítido, de rechazo a las armas, su gabinete está preparando una serie de medidas que serán novedosas y sin precedentes en la regulación de la compra y uso de armamento. Hasta la influyente 'Asociación Nacional del Rifle', el alma cowboy de EEUU, parecía sinceramente conmocionada, tardó en reaccionar y ahora admite revisar las leyes y “colaborar” con el presidente Obama (!).

El dolor es infinito, no hace falta ser padres para sentirse aturdido hasta la médula ante la muerte de esos 20 niños. Muchos anti-estadounidenses aún tendrán la mezquindad de decir que todos los días mueren niños en todas las partes del mundo, muchos por causas relacionadas con el poderío militar de USA o su dominio geopolítico, que se está dedicando mucha atención en todos los medios y se olvidan otras tragedias; reparos morales cuando en las calles de esos no estadounidenses la violencia puede ser el pan nuestro de cada día. Psicosis. Norman Bates no tiene nacionalidad, pero sí un fusil de asalto.

Comentarios

  1. A todo eso se le podría añadir (en mi opinión) que hay quienes hacen dinero con la venta de armas. Por ejemplo, el diario The Herald, en la misma página en la que publicaba la noticia de la aberrante matanza de los niños, publicaba también un aviso de la empresa Smith & Wesson invitando a sus lectores a comprar armas para Navidad ('Day 'Till Christmas Sale. Model 642. 38, US 399,99...'), publicando la foto de los revólveres con su respectivo precio, y anunciando que tenía ametralladoras en stock.

    Lamentablemente estas cosas no solo ocurren en Estados Unidos, sino en cualquier sociedad donde todo el mundo anda armado; ejemplo: Uruguay. Aquí todo el mundo tiene un arma en la casa y el resultado es el mismo: sube el índice de muerte por armas de fuego, y no solo como resultados de homicidios, sino de accidentes y suicidios. Hay quienes han matado a sus propios hijos por accidente o pensando que el hijo que llegaba de noche de un baile era un ladrón.

    De todas formas, esperemos que estas Fiestas transcurran en absoluta Paz, ya que lamentablemente en estos días hay mucho consumo de alcohol, la gente tiende a liberar sus frustraciones, y todo esto unido a la tenencia de armas y el manejo irresponsable de automóviles, deja su tendal de muertos.

    QUE TENGAS FELICES FIESTAS Y QUE SE HAGA EL MILAGRO DE LA NAVIDAD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual para vos, ¡Felices Fiestas y buena entrada de año nuevo!
      Sobre tu comentario, lo de añadir a quienes ganan dinero con la venta de armas creo que el comercio en sí no es el problema, ganarse la vida vendiendo algo es lícito, el problema está en la regulación de la venta de esos productos y que en EEUU se vende todo tipo de armas. En España existen armerías y los clientes son cazadores (hay gran tradición de caza), y punto, se venden armas de caza o deportivas, para gente con su licencia de caza o deportiva, y punto...en otros países europeos ocurre igual, incluso en países donde ya no existe el "deporte" de la caza ya no se venden armas en comercios... en Reino Unido ni la policía lleva armas, los famosos Bobbies, porque aprendieron de una tragedia, masacre en un instituto en los 90, y las prohibieron... en resumen, que siempre podrán existir maneras de hacerse con un arma, pero siempre será más complicado hacerlo si existe una férrea legislación y control de la venta de armas...

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada