Siria, ¿el desenlace?



En el Occidente cristiano nos comeremos el turrón y en la no tan lejana Siria (menos de 2 horas de avión de Roma) se dirime el más que posible final de Al Asad y su régimen. La Navidad dulce Navidad, puede traer un desenlace del gusto de las potencias europeas y de EEUU. Incluso parecía que el aliado natural del presidente sirio, Rusia, iba a cambiar de postura y reconocer la realidad, planteándose relacionarse con el gobierno provisional de coalición que han organizado los rebeldes en la zona que controlan y la oposición en el exilio.


Siria y la postura de Rusia

Tal impresión de ceder a la realidad y aceptar que Asad puede caer, surgió en los mentideros políticos de Moscú a través de magnificarse las palabras de un alto cargo, el  vicecanciller ruso, Mikhail Bogdanov, en la prensa occidental, que comentaba que a Damasco le quedaban pocos días para ser tomada por los rebeldes. Enseguida el gobierno del presidente ruso Vladimir Putin, salió al paso de esas declaraciones advirtiendo que su postura seguía siendo la misma: apoyo y reconocimiento al régimen de Al Asad. Incluso matizó, con la precisión de ex espía de la KGB, que las fuerzas rebeldes tenían, sobre el terreno, un avance torpe y menos efectivo de lo que parecía a los observadores militares occidentales. Damasco, por ejemplo, en realidad ni ha empezado a asediarse en serio.

Aún así las conquistas rebeldes de territorio gubernamental siguen a buen ritmo y barrios de la periferia de Damasco están en sus manos. La cuestión es organizarse para la conquista de la capital, ya que tomarla es vital para derrocar al presidente Al Asad y su régimen. Los rebeldes deben ser conscientes de que la conquista será larga y complicada. Los rusos comienzan a creer en la victoria de los rebeldes cuando éstos se organizan y evitan cometer los mismos errores, fallos tácticos del tipo represalias sanguinarias contra los soldados que capturan, que minan la credibilidad de los guerrilleros de la coalición rebelde. También creerán más en la victoria rebelde cuando solucionen sus rencillas internas. Aún así, Putin ni les reconoce ni fuerza a Asad a dimitir para evitar más derramamientos de sangre.

Sin embargo, algo ha cambiado en Moscú, aunque no la postura, sí las formas. Ante el avance territorial rebelde, han planificado la evacuación de su personal civil de embajadas y empresas. Todo estaría listo para salir rápido de la casa en ruinas que serían la capital y gobierno de Siria.

Siria y la postura de Estados Unidos 

Obama, el presidente estadounidense, apoyó con sus declaraciones a favor a sus delegados que en la reunión de cien países "Amigos de Siria" en Marraquech han reconocido internacionalmente, hace unos días, como representantes del pueblo sirio, a la oposición al régimen de Al Asad, autodenominada Coalición Nacional de las Fuerzas de Oposición y de la Revolución Siria. EEUU y Europa dan con este revés diplomático un fuerte impulso a la causa política de la oposición, aunque no resuelven la cuestión militar.

Los occidentales, sobre todo EEUU, temen que el suministro a los rebeldes de material bélico pesado, armamento para asedios, artillería pesada y misiles, podría caer en manos de los grupos yihadistas afines a Al- Qaeda que operan en la zona, incluso que apoyan y combaten codo con codo con las milicias de la oposición siria. Tampoco parece fácil, con el veto chino y ruso, conseguir una resolución de la ONU para establecer pasillos o zonas de exclusión aérea, que protejan a la población civil. Rusia no quiere ni oír hablar de aviones de la OTAN en su patio (de influencia) trasero. Los únicos aviones que vuelan en Siria son los de Al Asad, que cada vez los usa más contra el avance rebelde y la misma población civil de Damasco.

Ningún analista quiere "mojarse" sobre si el final está cerca. Por un lado los avances políticos, de unión y consenso de la oposición siria, junto al avance militar rebelde, parecen dar la razón a quienes están convencidos que Al Asad y los suyos no brindarán con champan para dar la bienvenida en Damasco al 2013. Otros, más calculadores, ven detrás todavía muchas fuerzas "oscuras" implicadas que no desean la caída del régimen que fundó el padre del actual dictador, Hafez Al Asad. Quizás los Reyes Magos sigan para Bachar Al Asad viniendo el año próximo de Oriente. 




Comentarios

  1. Los griegos tenían fechas sagradas en las cuales se interrumpían las guerras. Los señores feudales de la Edad Media suspendías sus guerras los 'días de Dios'. ¿El mundo 'civilizado' del siglo XXI se mantiene en guerra incluso durante Navidad? Y no solo eso, sino que la Iglesia de la Natividad, donde se supone que alguna vez estuvo el pesebre donde nació el niño Jesús, ha salido dañada varias veces en los bombardeos.

    Además de los puntos de vista euro-norteamericano y ruso, me parece a mí -es mi punto de vista- ¿no se deberían analizar también otros puntos de vista, como el de la Liga Árabe, el de China, el de América Latina y el Movimiento de los No Alineados?. Si no, seguimos pensando el mundo como durante la Guerra Fría, cuando ahora el mundo es cada vez más multipolar.

    ¿No estaría faltando alguna otra opción entre 'interesante' y 'brillante'? Algo así como 'me gusta', 'muy bueno'.

    Felices Fiestas. Salud y Paz.

    ResponderEliminar
  2. Veremos tu sugerencia de añadir mejor comentario, sobre los otros puntos de vista es porque no tengo documentación suficiente y porque en verdad pienso que el desenlace es cosa de la Guerra Fría. Se está volviendo a cierta bipolaridad en conflictos graves y concretos. Un abrazo de paz

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada