'Spain is different': España es diferente, un eslogan interesado convertido en realidad


La pirueta conceptual del eslogan tiene su miga, se quería convertir la sustancial diferencia, la falta de libertades, con el resto de las democracias europeas, países desarrollados, en un hecho pintoresco, exótico. Tener dictadores, ausencia de democracia, derechos fundamentales restringidos y una economía precaria era muy diferente, aunque todo se compensaba con las otras "diferencias folclóricas": toreros, cantaoras, caballeros quijotescos, burlones sanchos, pícaros seductores y mujeres morenas tan bellas que se merecían ilustrar un billete de cien pesetas. Puede que alguno de estos billetes estuviese en los sobres de sueldos "extras", que desde los años 90 administraba, supuestamente, con exotismo burlón, el tesorero del PP (Partido Popular), señor Barcenas.

En los años 50 y 60 del pasado siglo XX el famoso eslogan de propaganda turística se encontraba en cualquier aeropuerto, estación de trenes o en cualquier esquina de las costas españolas. Al terminar la II Guerra Mundial, España estaba aislada internacionalmente por haberse alineado con las potencias del Eje. La Alemania nazi y la Italia de Mussolini habían ayudado a Franco a llegar al poder. El país vivía una posguerra alejado de los parabienes del “Plan Marshall” para la recuperación económica de Europa. 

El chiringuito


La Guerra Fría se tensa en extremo en los años 50 y ayuda al régimen franquista a consolidarse gracias a su política abiertamente anticomunista; consigue ser aceptado antes de acabar la década de los cincuenta en la ONU. Llegan los americanos con dólares y las bases americanas se instalan con el “American way of life”. Los franceses, británicos y alemanes, que están saliendo de su posguerra, buscan ocio veraniego; gracias a sus vacaciones pagadas de los estados del bienestar pueden ahora veranear en lugares tan exóticos para ellos como son la Costa Brava y la Costa del Sol.

Nace el chiringuito. Un bar, un kiosco de bebidas y raciones a pie de playa. El olor a aceite de oliva del pescaito frito, los chopitos, calamares, sepias y demás vuela de nariz en nariz sonrojada por el sol potente del Mediterráneo. Los bikinis escandalizan a los párrocos de los pueblos costeros, que se santiguan ante las largas piernas de las suecas, mujeres de piel blanca que muda, como camaleones, a un rápido bruñido tostado que las iguala en piel con las andaluzas lozanas o las bellas valencianas.

Origen del Spain is different


Hay estudios de historia del turismo que ponen en duda que el “invento” del eslogan “Spain is different” fuese del ministro de Información y Turismo en la época, ManuelFraga (1962-69), lo retrasan a un antecesor ilustre, Luis Bolín, un dandy de los años 20 metido a embajador y consejero de turismo personal del caudillo Franco antes, durante y después de la Guerra Civil española; fue el sujeto que consiguió al general Franco el Dragon Rapide en Londres, el avión que le llevo de Canarias al continente donde le esperaban las guarniciones golpistas del Norte de África.

El salto a la península estaba listo, la guerra se iniciaba y daba comienzo al viaje en el tiempo que llevó a España de la vanguardia del siglo XX a ser un país atrasado y casposo, anclado en la mitad del siglo XIX. Un ejemplo nítido: el dictador abolió el Código Penal de la II República que era uno de los más avanzados de su época, donde se introducían conceptos sociológicos como el de la reinserción social de los presos. Franco no se molestó en rehacer uno a su medida, volvió al Código Penal de 1851.

Tópicos y realidades del Spain is different


Sea o no sea idea del ex ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga, la verdad es que fue el eslogan estrella de los años sesenta. A comienzos de 1960 se deseaba “barnizar” el latente atraso económico y social que aún se percibía en cada rincón del país con un aire de exotismo. Las mujeres enlutadas, los señores con boina calada y los toreros valientes nos hacían “exóticos”, diferentes sí, pero no retrasados... los turistas, si miraban con detalle, podían ver las carreteras asfaltadas y los hoteles de cuatro estrellas, baratos y con todas sus comodidades.

¡Fiesta! La diferencia era que el español era divertido, siempre alegre aunque no pudiese votar y elegir a sus representantes, aunque su mujer fuese una eterna menor de edad, incapaz de nada sin el consentimiento del hombre… España era diferente, rara, el único país de Europa, junto a los hermanos lusos, donde el fascismo había ganado “la Guerra”.

Del Spain is different al I need Spain


El boom del Turismo en los años 60 y 70, de la industria del turismo, ayudó a salir a España del retraso económico… y de rebote, del aislamiento social y cultural con respecto a Occidente. El contacto con esos turistas sirvió para traer la “modernidad”. Ellos venían atraídos por un país con la imagen aún del bandolero, la flamenca y el torero, y poco a poco se iban encontrando con el país de Ferrán Adriá, Pedro Almodóvar…

Con la democracia y la celebración de un Mundial de fútbol (1982) y unos Juegos Olímpicos (1992), el país, a golpe de décadas de progreso, cambió totalmente su imagen rancia decimonónica por una de estado moderno y desarrollado. En las últimas campañas de las administraciones de Turismo se ha vuelto al inglés como reclamo turístico. I need Spain; esta vez la frase hace referencia a la necesidad y no a la diferencia. Necesidad de sentir la cultura de un viejo país, no sus diferencias.





Comentarios