Yo no odio a su país...


En nuestra última entrada reflexionábamos sobre el euroescepticismo británico, que en el Parlamento Europeo tiene una fuerte representación en Nigel Farage, líder británico de una formación de carácter populista y nacionalista, el Partido de la Independencia del Reino Unido, considerado de extrema derecha y cuyo principal objetivo es sacar a Gran Bretaña de la Unión Europea, cerrando las islas a cal y canto para cualquier extranjero, sea o no europeo.

El asunto de la carne de caballo rumana, donde los rumanos no han cometido ningún error pues se han limitado a vender una carne legalizada para su consumo, vendida en el circuito comercial europeo como carne de ternera por la multinacional Findus, ha supuesto un pretexto para las formaciones como las de Nigel Farage para avivar la xenofobia y el ultra nacionalismo británico. En las últimas semanas, y más tras el discurso de David Cameron a finales de enero donde planteó un referéndum sobre la permanencia británica en la EU, las formaciones euroescépticas del Reino Unido han aprovechado para relanzar el discurso contra la emigración y la libre circulación de personas. Una joven búlgara escribió molesta una carta al eurodiputado británico, Farage. El político nacionalista le responde con un texto que es toda una muestra de "xenofobia educada".



Comentarios