IBERIA, los cipayos y el mercantilismo británico




¡¡IBERIA española!! Ese grito es el más oído en las manifestaciones de los huelguistas trabajadores de Iberia, la compañía aérea bandera de nuestra (¿sólida?) industria turística. Muchos trabajadores amenazados con un brutal expediente de regulación de empleo (ERE) culpan a la British Airways de estar detrás de estas drásticas medidas para sanear las cuentas de Iberia, la aerolínea que dentro del holding constituido hace tres años pierde más dinero en este contexto de crisis aguda en la zona euro. En su momento se vendió la fusión como un acuerdo entre iguales, los británicos siempre han deseado esa cuota de mercado aéreo en el que Iberia era líder: Latinoamérica, sobre todo el Caribe, y el sur europeo.

Cortejaron a la compañía española dando muestras de respeto y admiración, pues la British Airways pasaba poco antes de la fusión por su peor momento financiero (enorme déficit de su fondo de pensiones de empleados), ocultando sus claras intenciones de convertir a los aviones españoles en cipayos de su imperio comercial. Para empezar, aún siendo evidente la desproporción estructural de cada aerolínea, aceptaron un reparto casi igualitario de las cuotas de control: una participación del 55% para British y el  45% restante para Iberia; indicio del "gran cariño" (deseo) que tenían por la compañía ibérica. 


Hasta ahí todo bien, es como dar al soldado nativo la misma munición y el mismo uniforme; ahora bien, los acontecimientos que siguieron y la "letra pequeña" de los dividendos y repartos de ganancias, demostraron que el soldado nativo, los trabajadores y aviones de Iberia, estaban siempre en primera línea de combate, en las peores trincheras y no tenían las mismas “condecoraciones”. Surgen así los conflictos laborales y se tiende al populismo patrio, pues Iberia es la aerolínea bandera española desde hace 85 años; ahí es nada. La sensación de los empleados españoles de estar siendo utilizados es razonable, pues se ha constatado que muchos de los beneficios del grupo (IAG) surgido de la ‘supuesta unión’ hispano británica han ido a recortar el déficit descomunal de la  British .

El término cipayo en historia está asociado al soldado nativo (hindú o musulmán) de la gran India usado por los británicos para su ejército colonial, un ejército que primero sirvió a los intereses de una British, la Compañía Británica de las Indias Orientales. Avatares y desafíos de la India colonial que podemos leer en el nuevo texto sobre Historia de nuestro habitual colaborador, Luis Pérez.

Fuente de la fotografía: publico.es

Comentarios