Paralelo 38º, Corea, un meridiano que marca la línea entre ¿la locura y la cordura?


Foto: Agencias

¿Se imaginan otra Hiroshima pero esta vez en Pyongyang o Seúl? No sé, es probable que no, que ya no tengan capacidad de sorprenderse de nada o de alarmarse por algo que no sea su situación y contexto "vital". A mí me ocurre lo mismo, intento profundizar en lo que significaría un “acto de locura” de los dirigentes de Corea del Norte que desencadenaría una catástrofe nuclear mundial o en lo que supondría un “acto de cordura” de Seúl y su mentor, los Estados Unidos, reaccionando sobremanera a cualquier confusa maniobra de Pyongyang, pero no logró más que un “resquemor”, una cierta desazón... nada más.

En fin, que la tensión es mayúscula y el hermetismo norcoreano sólo se desentraña con hipótesis no muy contrastadas (precisamente por esa cerrazón del país en sí mismo). Según la teoría más consensuada todo sería una estrategia del nuevo e inexperto líder, el último de la saga Kim, que aconsejado por el ala dura de sus jerarcas (ancianos que se han criado en la Guerra Fría) estará echando un pulso temerario a EEUU para poder mejorar su situación internacional y, de paso, dar un golpe de autoridad (redundando en el autoritarismo) dentro del régimen.

La vieja Corea es como era la vieja Polonia, una región que estaba al arbitrio de gigantes, durmiendo con colosos y generando pesadillas... seguir leyendo.

Foto: Agencias

Comentarios