Pena de muerte, en la lucha por su abolición


Acostumbrados a las cifras de muertos en los conflictos internacionales o en las acciones terroristas, que se dan como marcadores deportivos, Siria 45-Irak 37, pensar en las muertes de reos, en los condenados a muerte, resulta muy secundario cuando el mundo es un lugar habituado a la “Señora de la No Vida”, asolado por esa dama de la guadaña. No es de extrañar, por tanto, que pasara sin pena ni gloria el V Congreso Mundial Contra la Pena de Muerte que se celebró en Madrid entre el pasado día 12 y el 15 de junio. La noticia no estaba en las portadas ni en las subportadas de las secciones de sociedad, quizás porque reflexionar sobre la pena de muerte es fácil, sólo hay que dar tu opinión: en contra o a favor.

Esa aparente facilidad encierra, en verdad, un complejo debate moral, ético y social; aunque para ello tendríamos que pelar una “manzana del pecado”, que es un acto sencillo, para llegar a la piel de la complejidad. Podríamos decir que es cuestión de legislación. Se tiene un ley que permite la condena más radical, la pena de muerte, o no se tiene una ley que la permita. ¿Sencillo, verdad? Lo que suele ocurrir es que en los países donde existe la pena de muerte se cuenta con un gran apoyo popular, los abolicionistas suelen ser minoría. El debate de la aceptación o no de la pena de muerte se inclina a favor de ella cuando se dan casos como el presunto asesino de sus hijos, niños de 2 y 6 años, José Bretón, por una cuestión de venganza amorosa hacia su ex mujer.



La tentación de sondear y cuestionar a la opinión pública sobre ello, acerca de si aceptarían la pena de muerte para casos como éste, es muy fuerte. Pintadas y gritos se han manifestado en este sentido, la demagogia está servida. Eliminar a un monstruo así no debería dar cargos de conciencia. Creo que la manzana está pelada y se dispone a dar un bocado. Usted verá. A pesar de lo inimaginable y horrendo que es ese crimen, el derecho a la vida de ese sujeto, de esa persona, es un derecho fundamental ( y no vean en ello relaciones con la cuestión del aborto, ese es otro tema) y básico, que permite el acceso al resto de derechos... de educación, de reinserción social, de defensa jurídica, de libertad de expresión...


              Enlazamos con las conclusiones expuestas en este V Congreso celebrado en Madrid:


   DECLARACIÓN FINAL 5 º CONGRESO MUNDIAL CONTRA LA PENA DE MUERTE

              Madrid - 15 de junio 2013

Comentarios