Una imagen de España que pierde prestigio en América Latina (I Parte)


El objetivo de este trabajo-“La imagen exterior de España”-, será rastrear y analizar los rescoldos de una “imagen negra” que sobre España se fue construyendo en la Edad Moderna como potencia mundial hegemónica, lo que conocemos con el término Leyenda Negra[1], pero con la particularidad de hacerlo entre las últimas generaciones de latinoamericanos. En realidad el fenómeno histórico de la leyenda negra es de raíz europea; las imágenes negativas de España en los países surgidos tras las revoluciones independentistas en la América española vendrán dadas por prejuicios políticos y apreciaciones culturales de los nuevos nacionalismos, que tomarán argumentos de la “leyenda negra clásica”[2] pero que se verán conformadas según las circunstancias históricas y sociales determinadas en sus primeras décadas como naciones independientes[3].

El propósito principal consiste en una impresión general sobre la actual imagen de España en varios países latinoamericanos; basando esta impresión en la experiencia educativa (estudios, intercambios…), personal (viajes de turismo o trabajo, amistades u otras relaciones…),  y en la información mediática recibida de España en el día a día de los noticiarios de sus países. La manera de hacer este análisis perceptivo de la imagen de España tendrá como herramienta básica la encuesta. Se empleará un formulario dividido en tres bloques:

  1. Experiencia educativa
  2. Experiencia personal
  3. Experiencia informativa

Cada bloque constará a su vez de cuatro cuestiones enumeradas y desglosadas en varias preguntas, todas enfocadas a conocer la percepción, la idea y el conocimiento que el encuestado latinoamericano tiene de España como país. Los encuestados proceden de los siguientes ocho países: Cuba, México, Honduras, Ecuador, Colombia, Chile, Argentina y el Uruguay. No son todos, es evidente, pero resultan representativos del Caribe, Norte y Centroamérica, y el Cono Sur en varias de sus facetas, la andina y costa caribeña más la del Pacífico y del Atlántico. A cada país se enviaron doce encuestas a otras tantas personas y organizadas por tramos de edades: 

Tramo de 20 a 25 años: 3 encuestados por país.
Tramo de 25 a 30 años: 3 encuestados por país.
Tramo de 35 a 40 años: 3 encuestados por país.
Tramo de 45 a 50 años: 3 encuestados por país

TOTAL: 20 a 50 años: 12 encuestados por país de América Latina.


Todas fueron contestadas, enviadas vía correo electrónico y devueltas en archivo word adjunto o el mismo formulario rellenado de forma manuscrita y digitalizado con fax-escáner. Es decir, 96 encuestas en total sobre la percepción actual en Latinoamérica de España como país. Todos los encuestados tienen estudios medios y/o superiores.

La valoración y análisis de las encuestas realizadas[4] se compara y entrevera con las lecturas recomendadas y elegidas para su estudio durante la asignatura; asimismo, se ha realizado un seguimiento en el último trimestre (junio-septiembre) de informaciones sobre España y sus relaciones con América Latina en medios digitales y foros de Internet latinos y españoles, relacionados con los que los encuestados suelen consultar.

La actualidad mediática de los últimos meses está impregnada sobremanera de las noticias de la crisis económica de la zona euro, donde España es uno de los protagonistas con peor imagen. Además, en lo que va de año (2012) esta idea, imagen o marca[5] de España se ha visto, a su pesar, en el “ojo del huracán” de cuestiones delicadas para las relaciones internacionales como han sido la expropiación de la petrolera española Repsol-YPF por el gobierno argentino o la de la filial de Red Eléctrica por los gobernantes de Bolivia.

Encontrar la línea argumental del trabajo, basada en averiguar las pervivencias de una imagen “cultural-emocional” negativa por la visión de España que otorgó al mundo la Leyenda Negra, se ha visto más dificultada por la imagen actual de grave crisis económica y de malestar social, que ha podido añadir (imagen negativa sumada a imagen mala) a esa idea de España como país imperialista, colonizador de pueblos libres, a la de un país europeo antes desarrollado y ahora con una imagen pésima por culpa de sus problemas económicos y sociales (se está reseñando -en la encuesta- como algo singular para la percepción que tenían de España que ahora familias noruegas estén apadrinando niños pobres españoles, por ejemplo).

En nuestro análisis tendremos en cuenta, también, que el periodo de transición democrática normalizó, en teoría, la imagen que de España se tenía; afectando sobre todo a ese estereotipo romántico, del bandolero y la mujer racial, del torero y la folclórica, que se había anclado en nuestro semblante al exterior desde el siglo XIX y cuyo exotismo fue aprovechado (destacando la “diferencia” con el resto de Europa; “Spain is diferent”) por la dictadura franquista para distraer la imagen real de España con estos tópicos culturales. Toda esa imagen positiva de país moderno y democrático a partir de los años 80-90 del pasado siglo, iría configurando una nueva percepción de lo español, una silueta de España que ya aparecía como totalmente europea.

Sin embargo, recordando el propósito último de este trabajo, rastrearemos en las fuentes obtenidas esa imagen negativa de España como potencia colonizadora que provoca rechazo a la hora de tenerla como modelo social o cultural; pues aún habiendo logrado entre los latinoamericanos una percepción de país europeo moderno y avanzado, los elementos críticos y negativos en relación a la conquista y colonización españolas siguen muy vivos en el imaginario cultural de América Latina (el indigenismo avanza en toda la región, de la mano del populismo); constatándose en el estudio que solamente una minoría (más preparada y más adulta) conoce versiones o imágenes de la España en época colonial más positivas o amables y relacionadas con el revisionismo que se ha hecho de ese periodo. Un ejemplo sería la poca constancia entre los latinoamericanos de lo que supuso, en verdad, para la América española la Constitución de Cádiz de 1812.



[1]  Pérez, Joseph (2009): La leyenda negra. Madrid. Gadir Editorial; 198 pp.
[2]  Las comillas son mías. N/A: si no se referencia nota, todas las comillas son del autor de este texto.
[3]  Sánchez Mantero, R; Macarro, J.M.; Álvarez, Leandro (1994): La imagen de España en América 1898-1931. Sevilla. EEHA-CSIC; 296 pp.
 [4]  Se adjunta en un anexo al final del trabajo: la encuesta original y una selección a modo de muestra de varios formularios completados.
 [5]  Barbería, J.L. (2006): “Made in Spain.1. El valor de la ‘marca España’”; artículo de El País, publicación impresa del 19 de junio 2006. Pp. 18-19.

Comentarios

  1. Me alegro de que hayas publicado el trabajo de investigación, yo también aporté mi granito de arena, fue muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lleva publicado mucho tiempo, pero gracias de nuevo. En su momento agradecí por las redes sociales y por los foros de Internet a todos los participantes y colaboradores en la encuesta. En algunos casos pude hacerlo personalmente en Madrid, ya que encuesté también a personas que tienen una residencia a medio camino entre España y su país latinoamericano...

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada