El baño en Palomares; noticia de 1966 y 'trending topic' en 2013


Las redes sociales tienen como positivo que más ciudadanos relacionen hechos y datos, asimilándolos sin necesidad de un estudio profundo y exhaustivo previo de la materia o el tema planteado; no obstante, esa utilidad y comodidad puede resultar no tan positiva y hasta confusa para ciertas personas cuando hace referencia a datos históricos. En el reciente viaje del presidente español, Mariano Rajoy, a Fukushima (Japón), a primeros de octubre pasado, se han dado en las redes las irónicas comparaciones con el famoso “baño de Palomares” del fallecido político, Manuel Fraga, fundador del Partido Popular (PP, partido gobernante actual en España).

Estoy convencido de que ese 'trending topic' (comentario en la red más popular) pronto conectó con la población mayor de 45 años, les resultó familiar; los más jóvenes de este tramo de edades porque lo estudiaron y los más mayores porque lo vivieron, pero la media mayoritaria de internautas no superan los 40 años y no está de más que conozcan en que consistió el “incidente del baño nuclear de Palomares”. Por eso es la entrada de hoy en Pax augusta.

Bañarse en Palomares 

Era el gesto de un político que se "vestía por los pantalones". El carácter controvertido y fuerte de  Manuel Fraga se ponía en evidencia con frases como esa o cuando tuvo que afrontar el "Caso Palomares". Un incidente grave que pudo tener consecuencias catastróficas sin precedentes en Europa: el choque de dos aviones de los EEUU en pleno vuelo, un avión de repostar combustible y un B-52 cargado con armas nucleares. Es el único caso documentado y conocido en Europa de Broken Arrow (pérdida de armamento atómico) y ocurrió en España el 17 de enero de 1966.

Manuel Fraga, ministro de Franco

El por aquel entonces ministro de Información y Turismo del régimen franquista, Manuel Fraga Iribarne, decide tener un gesto tajante para acallar todos los temores y la desinformación que el accidente provocó. Bañarse en acto público, con el embajador de EEUU, en las costas donde cayeron las bombas. En España precisamente la nueva Ley de Prensa que promovió Fraga significaba una relajación en el control y la represión que la dictadura ejecutaba con los medios informativos, pues se suprimía la censura previa.

Sin embargo, las informaciones en España, como en el resto del mundo, fueron dirigidas y manipuladas por las autoridades militares norteamericanas y el propio ministerio de información español, que desde el primer instante se mostró interesado en colaborar con el gobierno de Estados Unidos y acatar las directrices que tuviesen en la gestión del accidente nuclear.


Fraga se pondría su bañador bermuda de sobrio color oscuro, sacaría pecho y saludaría a cámara sonriente, más convencido de sus gestos que el cariacontecido embajador norteamericano, Angier Biddle Duke, que posaba a su lado, en un chapuzón de medio cuerpo para los medios de comunicación de todo el mundo.

Fraga y la versión oficial

El hecho de que fuese el ministro de Información y Turismo el que diera la cara en ese grave incidente internacional, en lugar del mismo Franco o su ministro de exteriores, Castiella, habla de que la principal (y casi única) preocupación del régimen era que el asunto no afectase a la buena marcha de la incipiente industria turística española. El turismo era el motor del crecimiento económico de los años 60; la contaminación nuclear o la intoxicación por plutonio de las gentes del lugar fue lo de menos.

La crisis se gestionó con esa idea: el accidente y la recuperación de las bombas no había supuesto contaminación significativa, las tareas de limpieza del eficiente cuerpo de buceadores y zapadores del ejército norteamericano garantizaba la seguridad de las playas. Los turistas podrían seguir viniendo a la zona. Para EEUU esta versión también era válida, aunque por otros motivos geopolíticos; no deseaban poner a los europeos en contra del despliegue militar nuclear norteamericano en Europa con un accidente que podría suponer el inicio de nubes radiactivas sobre sus ciudades.
  
Cuatro décadas y media después, siguen detectándose niveles de radiación

En 2011, se cumplía el 45º aniversario del incidente y los gobiernos de Washington y Madrid quisieron avanzar en concretar un programa y acuerdo definitivo para la descontaminación del terreno y compensar económicamente a los campesinos propietarios de las tierras afectadas por el plutonio, el material radioactivo que salió durante el rescate de las cuatro bombas atómicas perdidas. Porque acabada la dictadura  se pudieron recuperar los estudios que han demostrado la persistencia de radiactividad y la Administración norteamericana asumió su responsabilidad y culpabilidad.

Manuel Fraga fallecía el 15 de enero de 2012, curiosamente poco antes de cumplirse el aniversario del accidente nuclear  (el 17 de enero de 1966) en las costas almerienses y de su baño (en marzo de 1966), que intentó acallar los rumores incontrolables que llegaban de todas partes, prensa internacional y en lo permitido nacional, sobre la verdadera magnitud del accidente. El mismo baño en las playas de Palomares ha sido objeto de dudas, indicando otros testimonios de la época que en realidad se haría a 15 kilómetros de distancia, en las tranquilas y casi privadas aguas de la playa del Parador Nacional de Mojácar.


Comentarios