"Presentismo", la tiranía del presente


Una publicación en un blog que sigo me ha inspirado este texto que ahora quiero compartir con los ‘presentes’. Se trata de la página ‘VETERANOS DE IFNI SAHARA’, que edita Adolfo Cano, uno de los testigos directos y protagonistas de la guerra iniciada en Ifni y en el Sahara cuando en noviembre de 1957 se produjo un ataque coordinado del llamado Ejército de Liberación Marroquí contra esos territorios de administración española en suelo norteafricano. Esa contienda se minimizó por parte del régimen franquista de cara a la opinión pública española y en época democrática los soldados y militares de reemplazo que actuaron en ella no han tenido un reconocimiento como víctimas de Estado, como otros tantos ciudadanos perjudicados por la falta de derechos civiles en el franquismo.

En su blog, Adolfo Cano, comentaba una nota de prensa que aparecía en un diario local sobre el pleno del ayuntamiento. Una organización política deseaba hacer una enmienda sobre una moción presentada por otras agrupaciones políticas; la moción consistía en convertir el próximo 2014 en el ‘Año de la Memoria Histórica’, así, literal, como lo leen, pues se cumplirá el 75 aniversario del final de la Guerra Civil; la enmienda era para que se incluyesen en los homenajes y conmemoraciones a las víctimas de la guerra a las también víctimas del terrorismo de ETA. Un caso evidente de ‘presentismo’ con el pasado, pues el partido político que presenta la enmienda realiza populismo con la noticia (no hecho histórico) que está alarmando e indignando a la opinión pública española en estos momentos: la excarcelación de asesinos etarras porque ya han cumplido su condena aplicada según nuestra jurisprudencia.


El presentismo, se trata de algo muy presente, valga la redundancia, en nuestras vidas. Juzgar hechos del pasado, incluso prever con excesivo celo hechos futuros, desde la inmediata óptica del presente; es decir, bajo el poderoso peso de nuestras circunstancias y emociones-sentimientos presentes. Desde esta imposición, el pasado (y si es reciente más) es ficción, es lo que deseamos que sea y no lo que es o debería estudiarse, analizarse, para entender cómo fue. Se convierte en "imaginación", tanto como lo puede ser el futuro.




Es lógico, hasta cierto punto, que se quiera mezclar sin criterio riguroso la ‘Memoria histórica’ de las víctimas del pasado traumático más reciente (guerra civil, franquismo y transición) con el deber de hacer caso a ese dolor e indignación que una actualidad (no un hecho histórico…todavía) como es la excarcelación de etarras está provocando en la sociedad española. UPYD, el partido de la enmienda en el ayuntamiento de Alicante, que se debe a su línea populista se ve impelido –presentismo- en ese sentido, pero creo que ahora están equivocados, porque ese reconocimiento a las víctimas de ETA debe aún ser asunto social y político y no pedagogía histórica como es -o pretendía o debía de ser- la ley de Memoria histórica y todas las iniciativas emprendidas desde ella.

No piensen que estoy frivolizando con algo tan serio como el respeto a las victimas de la sinrazón sea en la época que sea, pero no puedo evitar hacerles ver la ironía de la fecha del día de hoy, que pasará a la historia como el día del ‘Presente continuo’:




Comentarios