Burgos-Gamonal, historia de dos ciudades: ciudad rebelde ciudad sumisa


Erase una vez una vieja ciudad castellana, de las más viejas, que llevaba una vida anodina de eterna tarde de domingo castellano. Sus hermosas torres góticas que agujan al cielo son el sueño terrenal de piedra y barro del hombre por alcanzar a Dios y al paraíso etéreo de felicidad prometido. Aunque desde pronto, cuando la última gárgola fue colocada, el hombre dejó de mirar a las torres escaleras al cielo y sintió la dureza esclava de piedra y tierra. Los burgaleses y los visitantes a la ciudad pasan bajo la catedral y sienten más el peso humano de esa gran obra que su significado de magnificencia religiosa. Es la obra de toda una ciudad, de todo un burgo, durante dos largos siglos (XIII-XV) fue trabajo de maestros canteros, artesanos de la madera y el hierro, peones del barro...

Qué importante fue Burgos allá en el siglo XV, cuando una reina castellana se empeñó en ganar una habitual guerra dinástica como si en ello estuviesen los cimientos de un futuro Estado-nación. Y debió acertar (¿la providencia?) esa Isabel de Castilla, porque a Burgos fue a rendir esa ciudad que por culpa de su alcalde, Íñigo de Zúñiga y Avellaneda, el castillo estaba en el bando de Juana la Beltraneja, la otra pretendiente al trono castellano. Cuentan las crónicas que el poder vecinal en Burgos era muy fuerte, como correspondía a un verdadero burgo no dominado por un único noble, y que en realidad siempre estuvo a favor de la joven reina Isabel y su prometedor “plan de futuro” para Castilla.

Más de 500 años después de esos sucesos, Burgos ya no es la ciudad más prospera e importante de España y tampoco una de las más influyentes de Europa (lo fue durante los siglos que duró, precisamente, la construcción de su catedral). La historia reciente la ha llevado a ser administrada por una comunidad autónoma, Castilla-León, y ni siquiera es la capital de esta autonomía; aunque un reciente incidente parece demostrar que su 'poder vecinal de burgo' sigue intacto. La crisis económica ha afectado a la región con la misma crudeza que en otras regiones de España, a pesar de ser una zona agrícola-ganadera tradicional su posición de puente entre Castilla y el norte industrial de la península le hacen muy vulnerable a los vaivenes en los sectores de la construcción. En beneficiar con dinero público a empresas y empresarios de “obras” y así hacerles más llevadera la crisis, parece estar la causa de las protestas vecinales de Gamonal (Gamonal de Río Pico fue un antiguo pueblo de la provincia de Burgos, que se incorporó como barrio de Burgos en 1955).


En muchos titulares de prensa encontramos la expresión “la gota que colmó el vaso” de la tensión social en España. Puede quedar muy gráfico de lo que se quiere exponer, pero documentándose un poco vemos la “trampa” en el titular que pretende captar nuestro interés (y aprobación). Ese barrio tiene un historial de protestas extenso (desde 1978); es una comunidad vecinal activa, compuesta de clase media y obrera, que ha sabido movilizar sus quejas al consistorio municipal de forma eficaz y así intervenir de manera directa en la gestión de su barrio, como debería ser siempre. Las noticias de esas protestas no pasaron de la prensa local (aún teniendo altercados policiales) y lo que pasa ahora es que existe una gran necesidad de catarsis colectiva a nivel estatal. Gamonal queremos que sea la Vallecas (Vallekas para los amigos) de esta época.



Sí, es verdad, el ciudadano medio español está hasta las narices de la crisis económica y todos los ajustes presupuestarios que ha traído al “pobre” Estado del bienestar, no tolera que cierren guarderías y plantas de hospitales y se hagan estúpidas obras que sólo sirven para embellecer unas aceras urbanas; pero la resignación y la sumisión campan por sus anchos en todas las ciudades de España, son mayoría...como la representación del partido que gobierna, PP (Partido Popular), en el Parlamento y como la intención de voto a este partido en las encuestas. Esta contradicción es la que hace desear, insconcientemente, una Vallekas del siglo XXI, un barrio de Gamonal que sirva de pancarta colectiva para expresar el hartazgo...pero ¿es verdadera mecha de estallido social? Me temo que no, tampoco lo deseo.

Anhelo más bien que sea toma de conciencia, mayor participación ciudadana y sentido cívico, como fueron las otras protestas en Gamonal y los acuerdos del burgo con Isabel la Católica, que no fue represaliado y siguió ostentando poder en la ciudad tras su rendición. Comenzar un estallido civil violento en todo el país por un bulevar y por mucha razón de queja que se tenga, no serviría más que a los intereses represivos de los dominantes y corruptos; sería cargarles las armas de la represión. Manifestaciones pacíficas han derrocado imperios, podríamos buscar la catarsis en este otro “barrio”...

Fuente de la fotografía 1: cuaderno de Arte
Fuente de la fotografía 2: GTRES

Comentarios

  1. Todavía no saben bien cómo canalizar el descontento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras bien no suponga violencia, tanto policial como civil, por mí que sigamos razonando cómo mejor hacer expresión de descontento y manera de cambiar las cosas...

      Eliminar
  2. Un antecedente claro es el de los comuneros. Las Comunidades de Castilla provocaron una guerra cruenta... Los irmandiños, otro tanto en Galicia, como los agermanados de las Germanías de Valencia y Mallorca... Y nadie se lo esperaba. Y, por desgracia, la historia suele repetirse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Luis, creo que para ello se necesitaría más "base social", aunque se hayan dado manifestaciones de apoyo que son en realidad extensión del descontento; nadie se lo espera porque el estallido social "gordo", en mi opinión, no se le ve venir...y a esto se le ha visto venir.

      Eliminar
  3. En varias ciudades se ha producido ya incidentes en las protestas de apoyo a Gamonal: http://www.elmundo.es/espana/2014/01/17/52d9ac8b22601d39258b4583.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es lo malo, que la noticia nos la dejen en los incidentes y no en que salimos millones de descontentos a la calle...
      También la noticia es que los vecinos de Gamonal han ganado, se suspende el bulevar...creo que es el fin de -toda- la historia.

      Eliminar
    2. ÚLTIMA HORA: Bueno, me autorespondo; el Gamonal ha decidido seguir en la calle, porque aún revindican temas pendientes en el barrio y que se libere a los detenidos en las protestas... quizá estén cambiando algunas cosas, a la vallekana,me gustaría ilusionarme; aunque, ¿qué queremos en realidad? ¿Protestas violentas, combates urbanos, extensión de los incidentes? Prefiero que sea apreciar ese cambio, esa intención de seguir "en la calle" que han tenido en Gamonal aunque hayan logrado parar las obras del bulevar, como diciendo que el espíritu de revolución, de protesta y cambiar las cosas, sigue encendido...quizás no sea el fin, ojalá en el otro comentario esté equivocado.

      Eliminar

Publicar un comentario