Donetsk, Járkov, Crimea... las previsibles nuevas "repúblicas bananeras" prorrusas que se suman a las existentes en el Cáucaso y Asia Central

 Encuentre las 10 diferencias entre un parlamento de un Estado de Derecho y de una República en fase de "bananización"

Olvidamos que en la última década del pasado siglo XX un gigante llamado Unión Soviética se desintegró de una manera singular, precipitada y ambigua, que todavía es motivo de estudio en los departamentos de Historia Actual y Contemporánea de las universidades serias. Acostumbramos a asociar imperialismo e intervencionismo con las acciones de Estados Unidos y sus aliados occidentales, obviando que la URSS fue un imperio fallido y que toda Euro-Asia es su natural región de operaciones e influencia directa. Recelamos desde posturas izquierdistas a criticar los actos geopolíticos rusos porque siguen en el imaginario progresista como medidas contra la expansión ‘neoliberal’, ahora con el ingrediente de la ultraderecha como el “más vistoso” y alarmante factor “llegado” de Occidente y avanzando por toda Europa.

Sin embargo, los hechos son incontestables. Toda una serie de repúblicas independientes o autónomas, regiones y provincias de la Federación Rusa, que antes pertenecían a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), son realidades políticas dependientes del control económico y político de Moscú. Algunas resultan realidades tan chocantes como la República de Kalkumia, donde su presidente, Kirsan Ilyumzhinov , un fiel aliado de Rusia, asegura haber sido abducido por los extraterrestres. Lo va contando por todas las televisiones de la Federación si rubor alguno. Este tipo, al menos, se siente elegido por los alienígenas en lugar de por su pueblo y así no actúa como un salva patrias cualquiera, de los que abundan en las Repúblicas bananeras’.

Porque podemos adoptar, en una original vuelta de tuerca, este término tan despectivo que se usaba para aquéllos Estados dominados por fuerzas externas y gobernados por tiranos o dictadores de medio pelo apoyados por esas potencias foráneas, países empobrecidos e inestables; un escenario que tuvo en América Latina, en Centroamérica más en concreto, su mayor representación, aunque el peyorativo calificativo tuvo éxito para referirse a cualquier país atrasado y dependiente.

Con respecto a la órbita ex soviética me dirán que muchas de esas naciones son prósperas o poseen riquezas y recursos naturales; en efecto, no es comparable con el ser economía uni-productora de una materia prima o producto (las bananas, por ejemplo, de ahí el término) como ocurría en el Caribe y Centroamérica, pero salvando ese pequeño matiz los rasgos bananeros de corrupción, monopolio de los recursos por una empresa “extranjera” (de Moscú en este caso) y autoritarismo en un gobierno unipersonal están al orden del día en esas “realidades políticas”. Esta lista da fe de ello:


.-Asia Central: Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán
.-Asia Central pero integrantes de la Federación Rusa: la República Kalmyk o Kalmukia, la República de Tatarstán, la República de Bashkortostán, la República de Altái, la República de Tuva, la República de Buriatia, y parte de la República de Saja.
.-Cáucaso independiente: Armenia, Azerbaiyán y Georgia
.-Cáucaso integrado en Federación Rusa: repúblicas autónomas de Chechenia, Osetia del Norte, Ingusetia, Kabardino-Balkaria, Karacháevo-Cherkesia, Adiguesia y Daguestán 



Fotomontaje con estas imágenes con derechos de:





Comentarios