Cifra récord de Refugiados; más que tras la Segunda Guerra Mundial


Una cifra que podría ser la población entera de una potencia media, como Italia o Francia, cerca de 52 millones de personas son refugiados hoy día, superando el número fatídico que se produjo tras la II Guerra Mundial de cincuenta millones de desplazados y refugiados. El término ‘Refugiado’ queda bien definido en el ‘Estatuto’ o estatus de refugiado que expone la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). El problema, al igual que en la posguerra iniciada en 1945, no radica en los condicionantes que hacen a una persona refugiada, estaría en los medios y recursos para el tratamiento que deben tener esos “ex ciudadanos” a partir de adquirir la condición de refugiados.

En casi todas las ocasiones el refugiado acaba en un país vecino al suyo, donde el conflicto que ha generado su estatus de refugiado está influyendo de manera directa en las relaciones entre esos países. Son además Estados en desarrollo o más pobres aún que el país de origen de la persona que busca refugio. Sus capacidades para garantizar la protección y cuidado de esos refugiados, obviamente, son muy limitadas. Para colmo, el mundo desarrollado se muestra más cicatero por la crisis económica del último lustro y a las organizaciones humanitarias les resulta cada vez más complicado financiarse.


Según el alto comisionado para los refugiados, Antonio Guterres, el dato más preocupante del informe presentado por ACNUR el pasado 20 de junio con motivo del Día Internacional del Refugiado, está en el elevado número de niños separados de sus progenitores en espera de conseguir el estatus de asilado o refugiado. A la problemática de refugiados se suma la condición de menores. Es complicado tratar a esos niños desplazados en la “maraña” de leyes que cada región o país tiene sobre los menores. La cuestión fundamental sería la protección y el garantizar la manutención básica, pero al no ser mayores de edad sus prerrogativas legales se complican, dependiendo aún de unos padres que en muchos casos son ‘desplazados internos’, esperando lograr ser refugiados “externos” como sus hijos. El porcentaje de huérfanos no es significativo, son más los menores desplazados y sin derechos en el “limbo legal”.

Porque sobre “el papel de los derechos humanos” la definición, concepto y estatus de ‘Refugiado’ queda muy claro, pero su puesta en práctica es un calvario muchas veces para esos millones de personas que han perdido lo más básico, su identidad:

Tanto los Estados como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) tienen la obligación de proporcionar protección internacional a los refugiados. El proceso mediante el cual las autoridades del país de acogida o el ACNUR establecen que un individuo que busca protección internacional es en efecto un refugiado – es decir, que cumple con los criterios de elegibilidad definidos por los instrumentos internacionales o regionales, las leyes nacionales o el mandato del ACNUR – se denomina “determinación del estatuto de refugiado” 

(Reseña del Estatuto del Refugiado en ACNUR)

Fuente de la fotografía:
http://www.iraqsolidaridad.org/2009/img/refugiados_siria.jpg


Comentarios