Califatos, guerras santas y redes sociales


Volvemos a las andadas. ¿O no? En Iraq (Irak) se ha desencadenado otra guerra; un conflicto en un territorio que en realidad nunca ha estado en paz desde tiempos inmemoriales. Reto a los lectores a que encuentren un periodo de estabilidad y paz en la región que haya durado mínimo treinta años. Ni la supuesta "paz social" del dictador Sadam Husein cumple esos criterios. En esta nueva guerra en vieja tierra bélica los interrogantes parecerían muchos, aunque, en mi opinión, más que preguntas tiene curiosidades. Calificar de sorpresa ese ataque fulgurante de unos islamistas con pretensiones de instaurar un califato absolutista islámico sería erróneo. Lo sorpresivo ha venido por su tremenda capacidad bélica, conquistando medio Iraq en tres días; aunque quizás la respuesta sencilla a esta sorpresa esté en la pésima preparación militar del nuevo ejército iraquí. Un contrasentido si consideramos que Estados Unidos, superpotencia ocupante del país hasta hace poco, se preocupó en formar y armar a las tropas nativas antes de retirarse. ¿O no?

Estados Unidos al tomar Bagdad en mayo de 2003 lo primero que hace es disolver al Ejército de Iraq como institución. Craso error dijeron muchos analistas en su momento. Y tenían razón, el Ejército iraquí no era en sí el único sustento del régimen de Sadam. La élite del ejército ya había tenido algunas discrepancias con el dictador que pusieron en peligro su poder. Desmantelar un ejército bien formado, curtido en guerras de grandes exigencias como las mantenidas con Irán (1980-1988), con buen acomodo en el seno de la sociedad iraquí no fue buena idea ya que hubiera sido una baza importante para reconstruir a un Estado carente de estructuras sólidas. En una alianza insólita, veteranos de ese disuelto ejército y partidarios de Sadam Hussein (baazistas laicos) en el norte del país, han sido en muchos frentes de esta nueva guerra las fuerzas de choque que han conquistado territorios para el EIIL (Estado Islámico de Irak y del Levante); grupo armado terrorista y rebelde protagonista en la contienda.


El EIIL no es un desconocido, ya ha actuado en la guerra civil de Siria destacando por su crueldad y haciéndose enemigo de todos, pues aliado primero de los rebeldes contra el sátrapa Al Assad de Damasco, ahora hace "la guerra santa" por su cuenta y ataca tanto a soldados como a rebeldes sirios para ir dominando cada vez más territorios de su "proyectado" (y ahora ya proclamado) califato, que iría desde Chipre pasando por el sur de Tuquía e Israel hasta las siempre "difusas" fronteras con Irán...Estas maneras tan medievales de enfrentarse al resto del mundo podrían hablar de la inadaptación de estas gentes a la modernidad "mínima" que exige una convivencia, que para muchos se basa en la democracia o en su "defecto" en una estructura legal que la garantice. Es evidente que su idea de "imperio de la ley" es una interpretación reaccionaria del Corán que repudia todo el progreso occidental de separación de poderes y de participación política de la ciudadanía. Pero también ha sido evidente su adaptación perfecta y pragmática al culmen de la modernidad: las nuevas tecnologías de las 'Redes Sociales'.

Usan Twitter y Facebook mejor que un usuario medio. Han sabido usar de forma muy rentable a sus intereses las redes sociales, sobre todo a Twitter, como plataformas publicitarias de sus actos y de su ideología. Los análisis obtusos anti-imperialistas que achacan a la "mano negra" de EEUU toda la responsabilidad de que ahora el Estado Islámico de Irak y del Levante sea el grupo terrorista mejor y más financiado en la región, armado hasta los dientes, olvidan que esa capacidad de financiación ha venido en gran parte por su buen hacer en los medios sociales; el tan de moda  'Crowdfunding' (mecenazgo altruista) les ha ido de maravilla. Todo ello combinado con su estilo del Medievo, pues territorio que conquistan, territorio que expolian. ¡Quién se iba a imaginar que esa combinación entre modernidad tecnológica y feudalismo iba a resultar un éxito!

Se calcula que los fondos y depósitos millonarios que confiscaron en Mosul, alrededor de 1.500 millones de euros, ya circulan sin control en las nebulosas redes financieras de los mercados mundiales más opacos. Controlan hasta refinerías, permitiendo al EIIL entrar con "acreditación" en ese imperio financiero del petróleo que es el supuesto dominio exclusivo de los Estados Unidos y verdadero objeto de todas sus acciones en la zona. En definitiva, este "curioso" grupo autodenominado Estado Islámico de Iraq y del Levante sería una 'organización del mal' que utiliza la profesionalidad de una corporación multinacional, con la curiosidad de tener objetivos "trasnochados": un califato integrista musulmán que domine todo Oriente Medio. 


Fuente de la imagen:


Comentarios

  1. Al menos son "del Levante" C. F. Quizá implanten la burka granota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaaaajajaa! Me río porque tiene mucha gracia tu comentario y porque burkas granotas deben sentar bien...pero no tiene mucha gracia el ver de nuevo la zona con más violencia y más guerra...gracias por comentar!

      Eliminar
  2. Ahora en serio, creo que lo más peligroso es que disponen de una fuente de financiación opaca y solvente, además de tener vecinos nerviosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, totalmente de acuerdo; como digo en el texto, son unos magos de las finanzas y de las redes sociales (con las que desestabilizan a sus vecinos)

      Eliminar

Publicar un comentario