Israel y Palestina, ojo por ojo

                                                                            Fotografía de EFE a través de El Diario

"Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe". (Éxodo 21:23-25)

La cita bíblica es originaria de Tierra Santa. El ojo por ojo o la Ley del Talión está en los libros santos y en los ancestrales códigos morales de Oriente Próximo y del Medio Oriente. En la Tierra Prometida de Israel y Palestina se practica sin sonrojo desde hace siglos, cumpliéndose la norma que permite responder a un agravio con la venganza, con otra ofensa igual o mayor a la sufrida. Diente por diente.

Judíos y musulmanes, cristianos y judíos, musulmanes y cristianos. La trilogía del Libro. De las tres, una se ha adaptado mejor a la ‘modernidad’; o quizás habría que decir que ha pilotado el curso de las ideas y los factores que han construido el ideal de ‘modernidad’. Se trata de la cristiandad, una religión que parte de la más antigua, la judía y que madura enfrentándose a la “nueva” fe –más social y expansiva- que surge en la región, la musulmana. Fue, además, la que se alió pronto con el poder supremo de la época: el Imperio de Roma; lo que facilitó su consolidación. Pero, ¿es la triunfadora y exitosa por eso? No, en todo caso es la que sufre las consecuencias de la perversión y el deterioro de la modernidad alcanzada. El bienestar y el progreso están en crisis de valores y el cristianismo no posee respuestas convincentes para una regeneración.


En ese rincón del planeta, la orilla Este del Mediterráneo, la religión es política y con la política se hace religión. Israel es el Estado Hebreo, no se le nombra nunca como a una república democrática con parlamento. A sus Estados vecinos se les llama musulmanes, nunca monarquías parlamentarias o repúblicas socialistas (Jordania, Siria, Iraq...). Una región que ha entrado en el siglo XXI, nos pongamos como nos pongamos en la elección cultural del calendario de cada uno, con los mismos problemas de hace décadas. Ante eternos problemas parecen emplear eternas soluciones:


Centro Sefarad-Israel (Madrid) desea expresar su condolencia por el asesinato de Naftali Frenkel, Gilad Shaar y Eyal Yifrach, jóvenes israelíes desaparecidos días atrás en Cisjordania.


"No hay palabras para expresar adecuadamente nuestras condolencias al pueblo palestino", dijo el secretario de Estado, John Kerry.
                                          --------------------------
En países del África negra musulmana aún se aplica la ley del ojo por ojo con la misma naturalidad que aplicamos el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) a nuestra economía de consumo. Comparto la decepción y el enojo como occidental (antes acomodado, ahora recortado) por ver como un sistema social de progreso y libertad (una combinación entre capitalismo liberal y “socializado-estatal”), envidiado y anhelado en todas partes, se corrompe y devora a todos sin miramientos; pero, al mismo tiempo, desearía que esas gentes de Oriente Próximo y Medio, y las del África negra, aplicasen la Ley del Talión en meros impuestos indirectos o en disputas menores, o en diatribas laborales o en desahucios de viviendas o en sanciones a delanteros de fútbol uruguayos... y no en muerte por muerte, golpe por golpe". (Éxodo 21:23-25)

Comentarios