Paz en Gaza. Es la noticia, es la sorpresa

Fuente de la imagen

Es la verdadera y única noticia: "alto el fuego" definitivo y la paz en Gaza. Esa es la sorpresa, la novedad, lo noticioso. Los palestinos de Gaza pueden, por enésima vez, volver a empezar. Pero cuando en el balance siempre hay tantas víctimas inocentes no se empieza de cero, se comienza en negativo, en números rojos, con una deuda imposible de pagar. Se reconstruirán las casas y las escuelas, se edificarán otras, pero será esfuerzo inútil si no se construye una verdadera paz tan eterna como lo ha sido y es la guerra entre los dos bandos. No nos engañemos, ya deberíamos saber que una tregua indefinida no es la paz entre contendientes.

Un tiempo de paz verdadera es el único que permitiría construir algo estable en Palestina, algo que se pueda llamar Estado, un lugar para vivir y no para mal sobrevivir cada día; porque Gaza se reconstruye siempre con idea de “provisionalidad”, como si sus barrios fuesen campamentos de refugiados. La paz pasaría por la condición esencial de “reconocer al Estado palestino y al Estado israelí”. En esa ardua tarea, tanto o más que la reconstrucción física y moral, se debería emplear el tiempo de esta novedad: paz en la franja de Gaza.  



Comentarios