Buscar cordura: realidades mediáticas y realidades poéticas

Foto propia, del editor de este blog

Hace unas semanas esperando paso en un semáforo miré bajo mis pies y encontré un eslogan escrito sobre el asfalto. Era una pintura blanca grabada con plantillas de almacén, quedaba muy urbano, como si fuese la información que en otras ciudades te encuentras advirtiendo al peatón que debe mirar a un lado antes de cruzar. Lo gracioso fue encontrar unos metros más abajo otra frase en el siguiente semáforo. Deduje por el contenido de sus palabras que tenían una clara intención poética y artística. Arte urbano para humanizar la ciudad. Esa es la pretensión de sus autores, artistas plásticos y poetas, a los que no les mueve razones de interés lucrativo o publicitario; fue amor al arte por el arte. En la frase más cercana a mi casa (existen más de veinte repartidas por Madrid, ver mapa ), me encuentro lo siguiente: “Si el mundo está del revés, habrá que buscar cordura”.

¡Vaya, hombre! Para un tipo como yo, inquieto por la actualidad política y social (temática del blog), encontrar esa frase resulta chocante. Pero es que la de más abajo también lleva su carga irónica: “Volaremos sin movernos”. Tengo que agradecer a los autores sus buenas intenciones; resulta bello y lírico, sin duda, encontrar frases que puedan llevar tus pensamientos a otros temas que no sean la corrupción política, la crisis económica y los conflictos bélicos internacionales. Sin embargo, la grata sensación dura poco y es porque la mente, minutos antes, ha estado atenta al bombardeo de realidades mediáticas y estas realidades poéticas, aunque mediáticas también, se quedan en un mero: “Por favor, mire a su derecha al cruzar la calle”.

Tengo por costumbre, como hará mucha gente en todo el mundo, levantarme y desayunar con los informativos de madrugada o matinales (radio o TV, según preferencias de cada cual), que son los más “puros”, aún no viciados por los análisis y las opiniones de contertulios. Muestran una realidad (mediática: conocemos lo que seleccionan que veamos o escuchemos) más directa e inmediata, el mundo está amaneciendo (en ese punto geográfico) y la actualidad mostrándose (luego la conforman al gusto de cada línea editorial) de manera más “real”.

"Te comería a versos"

En mi caso soy de TV. Hago zapping según mi estado de ánimo. Si necesito optimismo pongo la cadena estatal (TVE), donde la recuperación económica es evidente. España es el país que más crece en la zona económica del Euro. Si quiero estar hasta las narices e indignado a punto de la rebelión social, pues cambio a La Sexta. Allí las noticias sobre corrupción política y económica son constantes y no dan abasto. Ellos no exageran, es la realidad. Si necesito una realidad ni tan pesimista como la anterior o tan ingenua como la de RTVE, pues opto por Antena 3. Hacen verdaderos equilibrios por estar a bien con todo el mundo. Si me da por el amarillismo, con un punto escabroso incluso, pues cambio a Tele 5 o Cuatro (son gemelas, del mismo grupo); así puedo ver el lado morboso de una realidad mediática que resulta maloliente y asfixiante casi siempre.

El día que encontré las realidades poéticas pintadas en el asfalto de mi ciudad, era temprano, acababa de desayunar con la realidad mediática, y me dirigía a mis tareas. Esperando la luz verde del semáforo sonreí. “Habrá que buscar cordura”. 

Comentarios