El posible juicio al presidente Mas y el asesinato del virrey catalán

General Domínguez Buj en foto de ARCHIVO EFE

Hay que tener cuidado con las palabras para referirse a la llamada ‘cuestión catalana’. El general Jaime Domínguez Buj, Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra  español, hizo una malentendida comparación del conflicto político catalán con la pérdida de las últimas colonias en 1898. Dijo que se podía equiparar con el hecho comprobado de que cuanto más débil es el poder central, la metrópoli, más fuertes se hacen los poderes soberanistas o independentistas. Rápido tuvo que disculparse y aclarar que sólo pretendía hablar de la siempre presente y delicada dialéctica entre poder central y periférico.

Estaba opinando el jefe de la Infantería española, la más poderosa en el mundo durante varios siglos y había que aclarar que no pensaba resolver “por la fuerza”, como se intentó con las colonias, el conflicto catalán. Medir las palabras será tan importante como atemperar los actos. Poner querellas judiciales a un presidente autonómico, Artur Mas, no es buena idea, por mucho que se las merezca desde el estricto cumplimiento jurídico de la responsabilidad de su cargo. No lo es porque esa autonomía no se siente como tal y como las otras comunidades del Estado, no le llena el traje autonómico y va con las mangas y perneras cortas; por eso sus movimientos y actos son rígidos y torpes, mucha culpa la tiene el sastre de la capital del reino de reinos.

Ya encontramos en la historia dirigentes catalanes que fueron juzgados y ajusticiados por sus actos torpes y los malentendidos creados han supuesto en épocas “más bárbaras” (en nivel de paz social) no solamente conflictos, sino guerras e invasiones entre ejércitos del mismo estado o de estados vecinos. Nuestro habitual colaborador, Luis Pérez Armiño, no se va tan cerca ni tan lejos de la llamada ‘Crisis del 98’ para analizar desde la perspectiva comparada el sentir de España y Cataluña sobre su relación, larga, apasionada y tormentosa. Como en las mejores novelas de amor...

Comentarios

  1. En realidad, el general Domínguez no anduvo tan descaminado. Me consta por Manuel Ugarte, el que fue ministro de Perón, que así es como fue visto el caso de Cuba en su época; Manuel Ugarte escribió que Cuba fue un caso de separatismo alentado por EEUU. Y es que tanto Cuba como Puerto Rico tenían Estatuto de Autonomía. No eran colonias de España. Eran parte de España. Hay quien escribe: ''Los países hispanoamericanos concurrieron al IV Centenario sabiendo que Cuba y Puerto Rico eran colonias de España'' (Oriol Malló). Justamente, no eran colonias. Que dichos estatutos todavía se estuvieran negociando en 1897 por falta de acuerdo no quiere decir que no existieran. Se discutían desde 1876, cuando Antonio Maura llegó al Gobierno español como Ministro de Ultramar. El hecho es que tanto Cuba como Puerto Rico tenían representantes en las Cortes, mientras que en la actualidad Puerto Rico no tiene representantes en el Congreso de EEUU, porque oficialmente no forma parte de EEUU. En cambio, en 1898 Cuba y Puerto Rico formaban parte de España. En 1897, Puerto Rico recibió de España una Carta de Autonomía que fue firmada por el Primer Ministro del Gobierno español Sagasta y ratificada por las Cortes españolas. Sin embargo, en 1898, los EEUU reclamó su posesión sobre las islas invocando el Tratado de París de 1898, firmado como consecuencia de la derrota de España en la Guerra hispano yankee. Desde entonces, la administración de Puerto Rico por EEUU es ilegal.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, tan interesante como siempre. También puede servir de ejemplo en una de las ideas que expresa mi texto: la confusión y torpeza de los responsables políticos ante un problema que ya tiene raíces sociales, no sólo políticas. El hecho de que se convirtieran en "Autonomías" en los años finales del conflicto habla de la torpeza con la que se estaban haciendo las cosas y el error de haber usado tanta "fuerza" militar para arreglar el problema; se optó por la solución política que defendían los autonomistas demasiado tarde, como opción para ratificar de forma tolerante, "liberal", los derechos españoles sobre esas tierras, haciéndolas provincias, autonomías...eso se hizo hace menos de 60 años, de forma torpe y atropellada, con Ifni que paso de enclave de Marruecos a provincia por un decreto a la desesperada de Franco en 1958...

    ResponderEliminar
  3. Y tú piensas que ahora podría volver a pasar lo mismo que con Cuba y Puerto Rico... La primera cosa a entender es que España surgió como resultado de alianzas entre monarquías regionales, donde después cada región mantuvo su individualidad, a tal punto de tener su propia lengua. No es un Estado Nación formado en el siglo XIX. Pero los separatistas catalanes harían bien en leer la historia de América independiente; no la de EEUU ni la de Canadá que no son verdaderamente independientes, porque, o bien el jefe de Estado es la reina de Inglaterra o bien tienen una ''relación especial'', además de que conservaron la unidad política. La América independiente es la nuestra, donde cada país rompió con el de al lado, para pasar a convertirse cada uno en un Estado tapón del otro, a tal extremo que todavía hoy Bolivia tiene que discutir con Perú que por favor, permita que la ruta interoceánica Perú-Brasil, pase por Bolivia. Ni Perú ni Chile le despejan la salida al mar a Bolivia. Los separatistas catalanes deberían proyectarse en el tiempo e imaginarse dentro de 200 años (o no tanto) como Estado satélite de algún imperio extranjero, celebrando Cumbres iberoamericanas con España a ver si la unión hace la fuerza... Por aquel entonces la unión, que alguna vez fue una realidad palpable, será para la mayoría unionista una etérea utopía... Los políticos nombrarán en sus discursos a la Patria Grande española que deshicieron los ingleses... Dirán ''nuestros hermanos españoles''... No se conoce por allá la historia de América Latina, o se la interpreta mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, claro que no va a pasar eso...es lo que indico en el texto, que se deben tener cuidado con las palabras, que por fortuna en España son ahora las únicas violentas; no creo (aunque nunca se puede estar seguro del todo viendo el nivel moral/intelectual de nuestros políticos gobernantes) que se cometa la torpeza absoluta de enviar ejércitos a Cataluña para evitar la secesión...por mucho que siempre las tropas españolas hayan "ganado" y "así" solucionado el "problema de una vez", como en 1640 o en 1711.
      En efecto, España en la era Moderna iba por delante del resto de países europeos, en el sentido de que esas alianzas tan beneficiosas de reinos crearon una monarquía-Estado, precedente y modelo de lo que fueron los Estados-Nación del XIX...pero luego, a partir del XVIII, el modelo iba a contracorriente y España quedó descolocada del auge "Estado-Nación", creándose la cuestión nacionalista que a estas alturas, siglo XXI, sigue siendo una problemática grave en España, a diferencia de la gran mayoría de la Europa occidental que no la tiene...
      Pues sí, para los que pensamos en "términos unionistas", nos molesta tanta "incultura" histórica...pero abres tantos temas, que dejo sólo apuntes. Gracias por seguir comentando.

      Eliminar

Publicar un comentario