Syriza y Grecia, otra vez de laboratorio europeo

Alexis Tsipras y Pablo Iglesias

Si las encuestas tienen razón, algo que ocurre menos veces de lo previsto, el partido Syriza ganará las elecciones anticipadas que se celebran este domingo en Grecia. Este partido es comparado en España con Podemos, la fuerza política de raíces cívicas, nacida de los movimientos de indignados españoles, lo que debería explicar su sorprendente fuerza emergente en el concierto político español. Sin embargo, Syriza tiene ya un currículum político como fuerza de izquierda-izquierda que de compararse con alguien en España debía hacerse con IU (Izquierda Unida). Es curioso cómo los apelativos a Syriza en la prensa europea han pasado de fuerza radical de izquierdas a formación  “antiausteridad y antirrescateliderado” (sic).

Una vez que las encuestas le son favorables a Syriza se debe comenzar a tratar su programa político con respeto y con “disimulado” interés, antes todo era “leña al mono”. Toda la izquierda, incluida la más moderada, ha apostado por terminar de una vez con las políticas de austeridad lideradas en Alemania. La propia Merkel ha tenido que ceder ante los socialdemócratas que ahora gobiernan con ella y bajar la presión austera. El líder de Syriza, Alexis Tsipras, ha tenido que “hacer de Pablo Iglesias” (Podemos) y moderar las medidas, aclararlas en realidad, económicas que piensa realizar si gana las elecciones en Grecia. Insinuar en Europa que las deudas de un Estado no se van a pagar causa una conmoción parecida a la que recorrió el viejo continente con la ‘Peste Negra’ del siglo XIV.


Usando el viejo arte de la tragicomedia, se ha decidido atemperar los ánimos por todas las partes y parece que la ‘Troika’ y otros poderes fácticos se están haciendo a la idea de una posible e irremediable victoria de Syriza. Ahora Grecia, en mi opinión, volverá a ser el “laboratorio europeo” que nos dirá si estos partidos europeos con fuerte apoyo popular (populistas, para muchos) y contrarios a las políticas económicas de austeridad y partidarios de revisar las deudas nacionales, podrán ser efectivas y convincentes opciones de gobierno. Lo que será más trágico para la derecha europea y para la ‘troika’ sería el factor “contagio”, que el triunfo de Syriza, una vez “normalizado”, provocará mayor impulso a los otros partidos en otros países, el más evidente Podemos, contrarios a las líneas de austeridad y de rigor crediticio en las deudas.

La cruda realidad, que los servicios y los sueldos de los funcionarios griegos los están pagando los fondos europeos del “rescate”, hará muy duras las negociaciones para “revisar condiciones” de un gobierno de Tsipras con la ‘troika’ y la Unión Europea...veremos. Doy las gracias al pueblo (demos) griego, de antemano, por ofrecernos la posibilidad de conocer a un gobierno “anti austeridad”, que en estos tiempos que corren es casi como decir a “un gobierno anti-sistema”.

Comentarios