La patria y las izquierdas

Cartel electoral "Por el cambio" del PSOE

Resultaría halagador pensar que los dirigentes de la nueva formación política, Podemos, lean este blog y hayan decidido incluir en sus discursos el concepto y la idea de ‘Patria’ porque en una de las entradas analizaba los matices entre Syriza como partido de izquierda radical y Podemos como nueva organización en el panorama político español adscrita a la izquierda, teniendo como característica que la izquierda española no alardea de nación ni de patria. Ya se sabe, la vanidad del creador (artista) no tiene límites y uno se lo cree; pero es evidente que el detalle no ha pasado desapercibido entre algunos analistas y que la cosa no tiene mayor mérito. Enric Juliana, por ejemplo, así lo recogía en su último artículo en La Vanguardia.

De todas maneras, me gustaría seguir incidiendo en esa novedad en un partido que todos, menos él, sitúan en la izquierda radical. Los maliciosos podrían relacionar este nuevo lenguaje patriótico sin complejos con los discursos populistas y las oratorias bolivarianas recargadas de patria, patriotismo socialista y libertario; es decir, a los oradores de Podemos se les volvería a señalar con el defecto del populismo demagógico. Pero analizando el lenguaje empleado por Pablo Iglesias y sus manos izquierda y derecha, Iñigo Errejón y Juan Carlos Monedero, en la multitudinaria convocatoria “Movimiento por el Cambio” (curioso, en 1982 el PSOE gana sus primeras elecciones con el lema: "Por el Cambio") del pasado 31 de enero, vemos que la idea de patria está, cual pieza de orfebrería fina, engarzada de forma transversal para que guste a todo el mundo.

En el discurso de Pablo Iglesias se relacionaron hitos de nuestra historia que sirvieron para unir y dar identidad a este país desde la base social, la gente, y eso no puede molestar a nadie. En Madrid vivo cerca de una placa que señala el lugar de un alzamiento popular, pone: “Al heroico pueblo de Madrid, que con sus desnudas manos hizo frente a los coraceros franceses de Napoleón, luchando por su libertad. Mayo 1808”. Ese hecho fue citado por el líder de Podemos para hablar de la “patria del coraje popular”. Es más, incluso fue al apoderado por la derecha “Siglo de Oro” para referirse a nuestro personaje literario que más nos identifica como cultura, Don Quijote, pues “Patria es el Quijote soñador” (sic)…


El entusiasmo de los congregados en la Puerta Sol era sincero y aumentaba cada vez que escuchaban la palabra patria en el discurso de Iglesias. El 14 de abril de 1931 (proclamación de la II República) en la Puerta del Sol había igual de gente o más que este 31 de enero de 2015. También el líder de Podemos mencionó ese hecho, aunque evitó pronunciar la palabra “República”. La verdad, el público era de todas las edades y, algo que no se puede saber a simple vista, parecían de diversa ideología o postura política, por lo que hay que reconocer el gran mérito y habilidad de Pablo Iglesias para emocionar e ilusionar a la gente con una idea de “Patria” que ha sido esquivada por toda la izquierda y disfrazada de nación milenaria por la derecha. 


Los maliciosos que menciono más arriba también dirán que los grandes estadistas abordan el devenir nacional desde un sentido de Estado y que lo de las “patrias” no pasa de la lírica del buen orador. Quizás se equivocan y sea de grandes hombres de Estado el afrontar conceptos tan complejos como el de Patria y hacerlo sentir en la ciudadanía como algo importante, necesario para el futuro de un país. Los otros partidos no tardarán en apuntarse al carro, aunque ya van tarde y mal.


Comentarios