Plan de Paz para Ucrania

Hollande, Putin y Merkel en Moscú para cerrar cumbre de paz en Ucrania. Fuente EFE

A simple vista la foto queda bien. Es una imagen de poderosos líderes reunidos alrededor de una mesa, en un salón de decoración palaciega, donde vemos que los estadistas están dispuestos a trazar un plan de paz para Ucrania. ¡Se ha escrito tanto de Ucrania! Empezando por esta web-blog. Creo haber seguido con interés y rigor el conflicto, aunque eso es juicio de ustedes, los posibles lectores. Al iniciarse, parecía que el sueño ucraniano de ser más Europa y menos Rusia se iba a cumplir. ¿Por qué deslegitimar a la sociedad ucraniana que desea ser europea? Para esa aspiración de progreso y democracia no podían (y no pueden) hacer otra cosa que mirar a la Unión Europea (UE).

El triunfo del Euromaidán desde el minuto uno fue desprovisto de la dignidad y del encanto revolucionario que tuvieron o podían tener otras revoluciones. Resulta, desde sus orígenes, un movimiento complejo y “oscuro” en el sentido de que negociaba en una línea equilibrada y luego reaccionaba de manera torpe y violenta, provocando a todo el mundo. En el fondo esa torpeza ha sido la ruina de “todos”, ya que supuso para el presidente ruso, Putin, hasta entonces expectante y dialogante, el motivo idóneo para intervenir en Crimea y el Este de Ucrania.

Al final se le ha llegado a “caricaturizar” como una trama de la CIA y los poderes fácticos de las empresas “sanguijuelas” de la vieja y codiciosa Europa. Al menos así piensa medio mundo y el otro deja, sin protestar mucho, que esa idea se expanda como la más cercana a la verdad. Poco importa que un movimiento ciudadano y gran parte de los estamentos ucranianos decidieran echar del poder al tradicional  'establishment' comparsa de Rusia, que para la mitad de los ucranianos representaba lo “viejo” y corrupto. Porque la división en “dos Ucranias” no es por este conflicto, siempre hubo un oeste y un sur pro-europeo y un este pro-ruso.

Entierro de un soldado ucraniano. Fuente imagen
Ahora la foto no pinta nada bien. Cada vez son más las imágenes de ataúdes de militares ucranianos o las fotografías de civiles masacrados por las bombas de un bando u otro. Sí, el sueño del Euromaidán se transformó en pesadilla, en una nefasta guerra civil. Rusia podía haber perdido la batalla política y de influencias en Kiev, su otro “sueño”, el de una gran Unión Eurasiática teniendo como eje vital a Moscú y la capital ucraniana, se difuminaba; pero recordó rápido quién era la potencia militar en la región. Se anexionó Crimea, atropellando a toda razón de derecho (internacional) que se le pusiera por el medio. Avivó a los pro-rusos del este de Ucrania, con el mismo fin, pero con mayor discreción... hasta que el conflicto se hizo guerra total.

La foto tiene además personajes indeseados. Estados Unidos no debía salir en la fotografía, pero sale, como no; es como el egocéntrico que busca salir en todas las imágenes de una reunión de trabajo. Pero, ¿qué puede hacer una Europa occidental que desde el fin de la Segunda Guerra Mundial está “obligada” con la estructura militar de la superpotencia para que el ególatra no salga en la foto? En mi opinión puede y debe liderar las acciones diplomáticas. EEUU se “auto-obliga” a seguir enseñando músculo geopolítico desde posiciones de fuerza militar, como, por otro lado, está haciendo Rusia. Por tanto, los europeos debemos considerar con mayor crédito las soluciones de paz propuestas por el eje franco-alemán.   


Porque las otras soluciones, intensificar la UE el bloqueo económico a Rusia y armar EEUU al ejército ucraniano, harán que la foto tenga la peor pinta posible. Serían medidas belicistas y no pacificadoras. Por eso, aunque me temo que existen puntos en los acuerdos que se están negociando desde el pasado jueves en Kiev y Moscú que no gustan a nadie, lo preferible es que este próximo miércoles 11 de febrero de 2015 quede como la fecha de los ‘Acuerdos de Paz’ para Ucrania firmados en Minsk (Bielorrusia). En la futura foto de esta cumbre, las voluntades parecen sinceras.


Comentarios