La guerra de Cuba...comercial

Viñeta de Peridis en El País del 14 abril 2015

En la prensa española se ha recogido a partes iguales una preocupación y un interés ante la noticia más importante a nivel de relaciones internacionales, el eventual levantamiento del embargo de EEUU a Cuba. A mediados de abril, el secretario de Comercio y más de 40 empresarios españoles "desembarcaron" en Cuba para consolidar la posición española en la singular estructura económica de la isla. Una presencia con decenios de experiencia, una posición estratégica facilitada por los incontestables lazos históricos y sociales hispano-cubanos que no se rompieron ni con la llegada de Fidel Castro al poder ni con el embargo económico que, de manera unilateral, decretó los Estados Unidos en la década de 1960. 

La preocupación española por perder cuota y presencia de mercado está más que justificada ante una evidente apertura cubana a las empresas estadounidenses, una vez levantado el embargo, compañías que están más próximas y que en Florida cuentan con una numerosa colonia cubana que podría ser la lanzadera de inversión en la isla, llena de familiares cubanos. El secretario de Estado de Comercio, Jaime García Légaz, viajó el 14 de abril pasado con una nutrida representación del empresariado español que ya tenía presencia en la isla caribeña o que deseaba consolidar esa posición; la misión era clara, reunirse con todos los dirigentes económicos cubanos posibles y recordar que la inversión española siempre ha sido fiel, independiente de los vaivenes y rencillas políticas.


El buen posicionamiento estratégico comercial en Cuba es vital para los intereses empresariales españoles. Como hace 500 años, aunque por otras motivaciones, la isla sirve de plataforma, de "portaaviones", logística para el desembarco comercial en el golfo de México o en La Florida. La amenaza de perder presencia no viene sólo por el "coloso" y vecino EEUU, la vieja Europa, despreocupada de la isla cuando era vista sólo como un "tema español" o un "incordio" para los estadounidenses, quiere también aumentar su "pedazo" de tarta en el reparto comercial que se avecina con la apertura plena del mercado cubano. El viaje reciente del presidente francés, Hollande, a Cuba, que tuvo un carácter histórico por no haber sido habitual la presencia de mandatarios europeos durante la época del embargo, nos habla de ese "avaricioso" interés de "todos" por la perla caribeña.

A nivel de beneficio social para los cubanos, la presencia comercial española en el sector turístico de la isla ha sido la mayor aportación. Cumpliendo con la normativa cubana de emplear a personal local, a través de las agencias estatales, la oferta hotelera de 4* y 5* está dominada al 90% por los grupos empresariales turísticos españoles. Se quiere aprovechar esa posición para crear más empleo e inversión, aunque sea conjunta con el poderoso EEUU, en el fuerte sector turístico de la isla, que tras el "deshielo" de las relaciones internacionales necesitará ampliarse y mejorarse.

Esperemos que no pase como hace un siglo y los Estados Unidos desplacen sin miramientos a España de la presencia económica en la isla, no deseamos una nueva guerra de Cuba...comercial.

El USS Maine hundido en el puerto de La Habana1898


Comentarios