Día Internacional de la Paz, un día más en el calendario de la ONU


Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, tocando la campana de la Paz. Fuente imagen

Cada 21 de septiembre, se celebra anualmente en todo el mundo el Día Internacional de la Paz. La Asamblea General ha declarado esta fecha día consagrado al fortalecimiento de los ideales de paz, tanto entre todas las naciones y todos los pueblos como entre los miembros de cada uno de ellos. (Texto extraído de la web de la ONU).

Ayer fue el Día Internacional de la Paz y lo fue en medio de la reunión anual de la Asamblea General de la ONU, durante la semana que se ha roto el alto el fuego que Rusia y EEUU habían logrado en Siria y cuando un convoy de ayuda humanitaria, fletado por Naciones Unidas, fue bombardeado sin respeto alguno a las mínimas condiciones de seguridad y de derechos de la población civil en un conflicto. Estas garantías de mínimos están estipuladas en las convenciones de Ginebra, no hacía falta que las dos grandes potencias presentes en el avispero sirio, Rusia y EEUU, llegaran a un acuerdo de alto el fuego entre las facciones que cada una apoya en el tablero. Cómo no, el autor del bombardeo al convoy de paz es, como el “Lazarillo de Tormes”, anónimo.

Por tanto, el Día Internacional de la Paz, se diluyó en la barbarie cotidiana y no fue otra cosa que un día más en el calendario de días internacionales que tiene la ONU. En este enlace puede consultar qué jornada internacional está usted celebrando, seguro que sin saberlo. Aún quedan días en el calendario para ser registrados con una buena intención o una causa justa. De forma regular se van añadiendo nuevos Días Internacionales a ese calendario conmemorativo de Naciones Unidas. Las causas elegidas van desde algo tan prosaico como el Día de la lengua francesa (20 de marzo) a algo tan fundamental como el Día Mundial de los Refugiados (20 de junio).


Imagino que si las aspirantes a Miss Universo son las que reclaman con más alcance internacional la Paz Mundial, ayer también era un día insustancial, uno más del calendario de la ONU, a la altura del Día Mundial de la lengua francesa. En la Asamblea General se van sucediendo los discursos de los presidentes y jefes de Estado, con el tema de los refugiados como eje central de las conferencias, cumpliendo el calendario previsto y sin conseguir trascender estas jornadas como días donde se darán soluciones a la crisis de refugiados. Un problema agravado en estos últimos años por la ausencia de paz, una vez más, en Oriente Medio. Siria y el Daesh son la vergüenza del Día Internacional de la Paz.

Quizás por eso, desde hace tiempo el Día Internacional de la Paz se dedica a un tema trasversal. Este año 2016 a “Los Objetivos de Desarrollo Sostenible: elementos constitutivos de la paz” . Se ha “reflexionado” que la paz no es sólo ausencia de guerra, que también. Ahora es necesario crear condiciones de paz, conseguir un desarrollo sostenible, que respete el medio ambiente, para erradicar la pobreza. Con una ciudadanía bien alimentada y con sus derechos fundamentales garantizados se conseguiría la paz y la estabilidad necesarias para el desarrollo. Correcto. La única objeción es que situaciones de estabilidad existían en Siria e Irak antes de estallar sus conflictos. La paz se rompe por intereses políticos, económicos, religiosos... que conforman la complejidad geopolítica de una zona. Se echa de menos, pues, un carácter más “beligerante”, y no tan teórico, de la ONU en la resolución de estos conflictos.

Utilizar a los “Cascos Azules” como fuerzas de paz, aunque los más críticos no lo quieran ver, consigue tarde o temprano cierta estabilidad que favorece el desarrollo de esas zonas. Como muestras (discutibles, como todo): Líbano, Chipre, Kosovo, Sudán, R. D. del Congo, Haití...


Comentarios