Putin presume de prostitutas y da su espaldarazo a Trump

Donald Trump, Putin y sus espaldarazos. Fuente imagen 

Espaldarazo es una palabra castellana que me encanta. Conserva su aire medieval de caballeros, damas y castillos, pues venía a ser el "golpe dado de plano con la espada en el espaldar para armar caballero" (RAE). En la actualidad se emplea poco; la encontrará, estimado lector, en sitios como Pax augusta, donde procuro enriquecer los textos con escritura de calidad (y no me pagan por ello). En la prensa digital (rápida) no encontrará espaldarazo; quizás en algún periódico o en una revista especializada de papel. Es una lástima porque aunque vocablo largo y que puede llevar a confusión, de "un golpe" nos expresa la idea de reconocimiento de la competencia de alguien para realizar una profesión o actividad.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha reconocido esa competencia en el presidente electo de EEUU, Donald Trump. Lo hace, además, con una defensa cerrada del multimillonario estadounidense en el caso del supuesto escándalo ocurrido en 2013 de Trump en un hotel de Moscú con unas prostitutas rusas. Argumenta el presidente Putin, con mucha lógica, que los servicios secretos rusos no pierden el tiempo espiando a todo millonario de Estados Unidos que llega a Moscú y que eso era Trump en el momento de la supuesta grabación de un vídeo de contenido sexual, un multimillonario sin aspiraciones políticas definidas. Ironiza, con sentido del humor nada correcto, diciendo que duda mucho que Trump buscase prostitutas en la capital rusa, siendo un hombre con facilidad de rodearse siempre de bellas mujeres; no obstante, bromea, no le extrañaría considerando que las rusas son las mejores prostitutas del mundo


Las rusas en la serie 'Mar de Plástico' de Antena3. Fotograma de la serie 

Ese espaldarazo de Putin a sus mujeres de "moral dudosa" abunda en la idea estereotipada que se tiene de las rusas en el mundo, sobre todo en Europa, de que son, cuando lo son, excelentes prostitutas. Se puede comprobar en los guiones de las series de TV y en las películas, la 'mujer fatal' más inmoral y las prostitutas mejores vienen del Este. Aunque este tópico no parece avergonzar a los rusos ni a su presidente, para ser justos, Putin en esta misma comparecencia ante la prensa se puso serio y lamentó el drama social que supone la prostitución. Eso sí, la compostura le duró poco. Volvió a emplear el término de prostitutas para equiparar la bajeza moral de estas "infelices" con la de los que han orquestado esa campaña de noticias falsas, empezando con el supuesto informe del espionaje británico que desvela esas prácticas de los espías rusos para conseguir material comprometido con el que hacer chantajes.

Al final la conclusión de todo esto es muy triste. Tenemos a un futuro presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, avalado en su moralidad y en sus habilidades, espaldarazo, como líder político mundial por el presidente del país con las mejores putas del mundo. En fin, que el dios o el sin dios de cada uno nos pille confesados desde mañana viernes 20 de enero de 2017. Día de la proclamación de Trump como 45º presidente de los EEUU.


Gustavo Adolfo Ordoño ©




Comentarios