Nos gobiernan los maricas...

Pintada encontrada en el bario de Lavapiés, Madrid. Foto propia

Supongo que el título y la fotografía que encabezan esta entrada habrán suscitado interés. Lo provocativo y políticamente incorrecto atrae al morbo. La pintada que fotografié en un barrio céntrico de Madrid, con elevada población emigrante, tiene un mensaje homófobo, aunque con un punto castizo. Me dejó pensativo sobre la homofobia, algo que creía ya esporádico y protagonizado solo por grupos de la ultra derecha, como los neonazis. Pero recordé el aumento el año pasado, 2016, en Madrid de ataques homófobos realizados muchos por jóvenes sin esa adscripción ideológica y me hizo reflexionar sobre el tema. Los datos son contradictorios cuando se ven análisis generales que hacen de España uno de los países más tolerantes con la homosexualidad y luego comprobamos las denuncias del colectivo lesbianas, gais, transexuales y bisexuales (LGTB) del significativo aumento de casos de violencia hacia el colectivo.

La pintada en ese muro dice: "Los maricas mandan". No es un insulto explicito o una falta de respeto directa. Casi se puede decir que es una opinión, como otra cualquiera. Hasta haciendo una lectura rebuscada o leyendo "entrelineas", se puede argumentar que es una frase positiva, que reafirma un logro social de un colectivo. Los homosexuales también están en el poder y han alcanzado un estatus social elevado. Es un colectivo cada vez más visible, que ya no se esconde o se margina. Esa visibilidad "normal" les hace estar más expuestos a los delitos de odio (la homofobia lo es). Violencia callejera de los que golpean a una pareja gay que va paseando de la mano, pero también de los que "odian" y envidian el éxito de negocios regentados por parejas de homosexuales.


Es notoria la presencia en barrios del casco antiguo de Madrid de negocios gestionados y pensados para el colectivo LGTB. Esa pintada no está lejos de un par de peluquerías “bears” (gais masculinos) y de una cafetería con ambiente gay femenino (lesbianas). Otras pintadas se quejan de los diferentes horarios, los precios "solidarios", las maneras innovadoras de llevar estos negocios. En el fondo esas quejas están en la base del odio homófobo: se teme a lo diferente y se desprecia a lo diverso. Que se de un aumento de la homofobia en la sociedad europea, dejando de ser uso exclusivo de la ultra derecha, no es tan raro considerando el auge de partidos ultra conservadores, rozando la consideración de neonazis en el centro y norte de Europa. Las proclamas de aversión a lo diferente de estos partidos calan también en esa sociedad que les da su apoyo político. 

Para los más reaccionarios que se expresan a través de esas posturas políticas exclusivistas, que buscan la primacía de su forma de ver la vida, también vale el populismo más cutre. El significado de la frase pintada sobre ese muro cobra sentido: "nos gobiernan o nos mandan los maricas, porque todavía no mandamos nosotros".


Gustavo Adolfo Ordoño ©


Comentarios