Ataque de EEUU a Siria y a Trump jugando a los dados le sale un 7

Lanzamiento de los famosos misiles Tomahawk. Fuente AFP

Imprevisible Trump no es una apreciación exacta, aproximada como mucho. Caótico Trump, tampoco; en su “mundo” las cosas tienen un supuesto orden. ¿Astuto y agudo Trump?, mucho menos. ¿Qué ha sido Trump, entonces, cuando ha ordenado el bombardeo con 59 misiles Tomahawk de la base aérea cerca de Homs de Bachar el Asad? Pues, en mi opinión, ha sido populista. Una vez que hemos fijado en Europa los elementos que definen al populismo, debemos aprovechar el nuevo y aclaratorio sentido que tiene la palabra. Trump ha sido populista para ganarse al “pueblo mundial”.

Bombardear intereses de Damasco en represalia ante una salvajada cometida por el régimen de la categoría de gasear civiles, niños entre las víctimas, podía haberse hecho hace tiempo. El ex presidente Obama quiso y las presiones de sus opositores políticos, entre las que destacaba las del multimillonario Trump, lo evitaron. En la campaña a la presidencia de Donald Trump, una de las bazas más llamativa era la que le situaba cercano a la posición rusa de apoyo a Bachar el Asad. O si no apoyo, el dejar hacer al sátrapa. Según Trump, Estados Unidos tenía más que perder que ganar si intervenía de manera directa en el conflicto sirio.

Las imágenes que nos van llegando de Siria son siempre horribles, da igual de quien sea la autoría de las barbaries o si son imágenes preparadas, falseadas o manipuladas, para la propaganda bélica y política de cada facción. A mí me bastan para comprobar que Siria agoniza a manos de sus habitantes, los que han decidido participar en esa autodestrucción y no se han convertido en refugiados. No voy a caer en si los chiíes son más crueles que los suníes, o estos últimos llevan más razón porque su credo político-religioso es más puro. Quiero dejar de ver las imágenes que llegan de Siria y punto. De esos sentimientos se ha aprovechado Trump, haciendo “populismo universal”; es difícil que no guste un acto de fuerza contra la barbarie, dejándoles sin medios para volver a repetirla. La OTAN y toda Europa ha aplaudido la represalia del presidente Trump.

Porque esas imágenes han conseguido que el político más nefasto que ha llegado a la Casa Blanca en toda la historia de EEUU, se anote un tanto político y diplomático a nivel local e internacional. Trump no quería tirar los dados en Siria, pero cuando lo hizo saca un 7 en la primera tirada. Lo malo del conflictivo Oriente Próximo es que son muchos los tiradores de dados, y cada gesto o acción contra el enemigo acaba teniendo una previsible respuesta de éste. Puede que Bachar el Asad y Putin soplen juntos los dados y consigan su siete en otra “única tirada”.



Gustavo Adolfo Ordoño ©

Comentarios