El 60º Aniversario de una guerra desmemoriada: La Guerra de Ifni (1957-1958)

Miembros de un Batallón de Ingenieros en Sidi-Ifni (1958). Foto particular del blog del Teniente Rafael Bentacor

El territorio de Ifni fue escenario de la última guerra (1957-1958) con campañas militares planificadas y con bajas en combate del ejército español en suelo africano. Esta zona del suroeste marroquí fue de administración española efectiva desde 1934, por un mandato del gobierno republicano de la época al coronel Capaz. Hasta los meses de abril y mayo de ese año 1934, que se desembarcó en la aldea de la región que parecía más "habitable" (futura capital Sidi-Ifni), no hubo presencia española significativa en 400 años. 

Se argumentó por parte española derechos naturales de conquista y posesión por datar en época de los Reyes Católicos un enclave de pesquería y tráfico de esclavos, Santa Cruz de la Mar Pequeña, en los alrededores de esa costa. Pero los indicios históricos, al no contar con datos arqueológicos, resultaban confusos y algo inexactos. Además, se pretendía ocupar un enclave cedido hacía más de 70 años por el tratado de Wad-Ras (1860), casi ya se había renunciado a ello (por presiones francesas), pero que llevó, irónicamente, 23 años después (1957) al campo de batalla a soldados de reemplazo (jóvenes de 21 años) del ejército español.

Nos volvemos a situar en 1934, el coronel Capaz con apenas un centenar de soldados españoles y creando el primer Tabor de regulares nativos a los pocos días de establecer su cuartel general en ese villorrio, futura capital Sidi-Ifni, comienza a delimitar el territorio de la nueva colonia española. Los límites territoriales estarán muy ceñidos a la presión francesa y la expedición española tendrá que guiarse más por los tratados de 1912 entre Francia y España, que delimitan las zonas de influencia de cada uno en Marruecos, que por el verdadero acuerdo que sí daba derechos de posesión, el mencionado Tratado de Paz y Amistad de 1860 entre España y Marruecos (Tratado Was-Rad, que puso fin a una de las primeras “guerras españolas” en África).


Esa “conquista” del territorio cedido por Marruecos a España hacía casi un siglo fue un paseo militar. Para ser más precisos, fue una toma pacífica más parecida al levantar un acta de funcionarios que a la campaña de unos militares. El periodista Manuel Chaves Nogales, director del periódico Ahora, y cronista oficial de la expedición del coronel Capaz, lo confirmaba en sus crónicas de un periodismo ya moderno. Mandaba una crónica casi diaria (telegrafiada) y su prosa no sólo era directa y muy informativa, también merecía la categoría de literatura de viajes o ensayo naturalista. Magistral resultó su relato del desembarco, lo más complicado y peligroso de la ocupación de Sidi-Ifni fue el desembarco a tierra del coronel con sus tropas, pues no existe puerto natural (ni había artificial) en esa zona y es costa muy abrupta.

El cronista Chaves Nogales sabía captar el interés de sus lectores. En sus artículos aparece un argumento que en la España del 34 resultaba aún atractivo y de gran debate entre la opinión pública: los prisioneros del Desastre de Annual en 1921. Catorce años después de esa matanza de soldados españoles a manos de rebeldes rifeños, aparecían todavía en la prensa artículos sobre supuestos prisioneros retenidos como esclavos o cautivos a modo de la época medieval, como en las guerras entre moros y cristianos. Chaves Nogales era de los periodistas que buscaban la verdad y no se limitaba a alimentar la leyenda. Reconoce que su viaje acompañando a la expedición española a Ifni también era para desmentir de una vez por todas ese mito de los cautivos de Annual, comprobando su falsedad sobre el terreno.

Es curioso, pero Ifni ya se levantaba en sus inicios como hecho histórico rodeado de mentiras y mitos. Nada truculento había en esas tierras en 1934, pero la prensa había montado cierto "espectáculo" resucitando el trauma de Annual. Es más, los jefes de las cabilas locales recibieron al coronel Capaz con agrado o con buenas expectativas, pues el militar español les aseguró que España traería el bienestar y que desde ese instante les garantizaba protección contra sus enemigos. Y en cierta manera así fue durante los más de veinte años que trascurrieron hasta los ataques del Ejército de Liberación Marroquí en 1957. Las gentes de Ifni colaboraron en construir un territorio colonial que recordaba a algunas zonas de las Islas Canarias. La capital, Sidi-Ifni, llegó a ser una elegante y bonita "ciudad de provincias" española.

Sin embargo, en noviembre de 1957, cumplidos ahora 60 años, las hostilidades bélicas marroquíes no fueron casuales. Incluso, parte de la población ifneña que había convivido aceptando la administración española se alió con los rebeldes del ELM marroquí. Comenzaba una guerra que no tiene registros de los acontecimientos desde una perspectiva civil y de memoria histórica. Eso sí, libros y artículos desde la óptica de la historia militar se cuentan por centenares. Otra paradoja, historiar una guerra que se quiso borrar de la historia...

   
Gustavo Adolfo Ordoño ©                                    

Comentarios

  1. Habrá que comprarlo.
    https://profesorluisduran.wordpress.com/2017/07/10/territorios-olvidados-el-ifni/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que lo de "habrá que comprarlo" se refiere al libro de Manuel Chaves Nogales. Aunque, es curioso, puede que en unos meses pueda comprar un libro de investigación sobre el tema del que soy autor. En este blog encontraría información de ello. Gracias, saludos.

      Eliminar
    2. Ah! Y también puede encontrar más artículos míos sobre IFNI en la web que menciona en su blog. Soy colaborador de "El Rincón de Sidi-Ifni" hace tiempo...

      Eliminar
  2. Muchas gracias por rememorar una guerra de las que muy pocos quedamos para dar fe, entre ellos Adolfo Cano y yo mismo Juan Conejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Juan, un honor hacerlo. Desde hace tiempo que me interesé por el tema en mis estudios de investigador histórico, su blog y el de Adolfo Cano fueron consultados y seguidos con interés. En su caso sus testimonios me parecieron esenciales para conocer la experiencia de los "Paracas" españoles, que tuvieron su bautismo de fuego en este olvidado conflicto. Gracias a usted. Un cordial saludo

      Eliminar
  3. Buenos días : Me he enterado vía Internet que nuestro común amigo Adolfo Cano Ruiz ha fallecido el pasado día 26 de noviembre. Descanse en paz.

    Ayer domingo, 26 de Noviembre de 2017, falleció en El Campello, donde residía, ADOLFO CANO RUIZ, excombatiente de la guerra de IFNI-SAHARA, en su calidad de soldado del Grupo de Tiradores de Ifni, en posesión de la medalla conmemorativa de aquella campaña bélica, primer presidente y fundador de la Asociación de Veteranos de Ifni del Levante Español (AVILE) de la que actualmente era Presidente de Honor.

    Los socios y simpatizantes de AVILE se suman al dolor de los familiares de Adolfo, dándoles el más profundo y sincero pésame. Y la Junta Directiva quiere hacer hincapié en la profunda huella que ha dejado en todos nosotros por su hombría de bien, su camaradería y, sobre todo, por la abnegada tarea que para el tema y recuerdo de lo que fue la colonia de Ifni no quedara en el olvido gracias a sus constantes reivindicaciones ante todo tipo de estamentos oficiales y autoridades.

    Descanse en la Paz Eterna quien hace, justo ahora, hace sesenta años se vio metido en una guerra de la que salió con secuelas físicas y psíquicas que nos ha podido relatar en sus diversos artículos subidos a las páginas Web Tiradores, así como en un par de libros publicados.

    Esta tarde (19 horas) se celebrará una misa en el Tanatorio de San Juan de Alicante a la que asistirá una representación de AVILE.

    POR LA JUNTA DIRECTIVA: Su Presidente, José Antón Vázquez, y el Secretario, Jaime Juan Cremades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan, me enteré casi al mismo tiempo de ocurrir tan triste noticia, el lunes por la web del Rincón de Sidi Ifni. Le escribí un artículo pésame en otra web de noticias. Una gran pérdida, gracias por tu recuerdo en Pax augusta

      Eliminar

Publicar un comentario