El coche del pueblo, el coche que soñó Hitler para la felicidad del pueblo alemán; la curiosa historia de los Volkswagen


Hitler inaugura la fábrica de Volkswagen que, en principio, iba a ser de uso civil


Pepe Mujica, el ex presidente de Uruguay, tiene un Volkswagen escarabajo. Cuando un periodista español le preguntó con cierta sorna si ese era el coche presidencial, Mujica no lo negó y aseguró que no lo cambiaba por ninguno. Según el ex mandatario, ese carro, auto, o coche, tiene más de 30 años y va como un reloj suizo. Perfecto. La fiabilidad de estos "escarabajos" de la casa Volkswagen se remonta a los años cuarenta del pasado siglo. El famoso Beetle fue una historia de éxito y de seducción.

Mujica en su fiable carro. Fuente fotografía
Los enamorados y satisfechos con este modelo se contarían por millones en todo el mundo desde 1947, que se comercializó al público. A nadie molestaba que el precedente del Escarabajo fuese su versión militar, usada para llevar a los oficiales nazis por todas las carreteras de la Europa que subyugaban. El diseño ya estaba en la cabeza del fundador de la marca, Ferdinand Porsche, que construye el primer prototipo del Beetle (llamado escarabajo por su forma) en la década de 1930, cuando Hitler le encarga que diseñe un auto para el pueblo alemán. Sería emular a los Ford T producidos en cadena para los ciudadanos de EEUU.

Aunque Hitler arrincona rápido el proyecto y pone a todas las fábricas de Porsche al servicio del rearme alemán. La Segunda Guerra Mundial militarizó a la Volkswagen. A diferencia de BMW, por ejemplo, supieron asumir pronto su memoria histórica, haciendo una pública disculpa, pues emplearon a cientos de miles de presos políticos y prisioneros de guerra de todo el mundo para fabricar sus modelos entre 1933 y 1945.

La expansión del Escarabajo de Volkswagen


Se acaba la contienda mundial y en el reparto que los aliados se hacen de Alemania, al gobierno militar británico le corresponde el control de la Volkswagen. Todo el mundo sabe lo que significa literalmente Volks-wagen: el coche-del pueblo; un término para hacer "marca" que gustaba a Hitler por esa política populista que usaron los nazis en sus primeros años en el gobierno. Pero ahora estamos en el verano de 1945, derrotada Alemania, y bajo la dirección del mayor británico Ivan Hirst se comienza la verdadera producción para uso civil, se inicia la fabricación de automóviles (utilitarios e industriales) que será progresiva y exitosa y convertirá al grupo alemán en uno de los mayores fabricantes del mundo. Aunque alguien reparó en las connotaciones "políticas" del nombre de la marca, parece que Volkswagen también sería el "coche del pueblo" para los futuros ciudadanos de la RFA (República Federal Alemana)

El coche pensado para el pueblo. Fuente imagen

La producción en serie del Volkswagen Beetle se inicia en 1947 en la mítica planta de fabricación alemana bautizada con el nombre de Wolfsburg. En 1955 se supera el millón de unidades. Las mejoras en el motor del Escarabajo le hacen un coche casi "eterno". En los años sesenta (1964), el ya gigante alemán del automóvil, decide expandirse por otros continentes de manera directa, por lo que funda en la localidad de Puebla (México) una fábrica de donde saldrá el 20% de la producción mundial de la marca. Es probable que el carro de Mujica proviniese del stock mexicano.

Golf, el otro mito de Volkswagen 


Como la vida de cualquiera de nosotros, la historia del Beetle (Escarabajo) también tiene sus sinsabores y fracasos. Los complicados años setenta (1970), con la primera gran crisis económica mundial tras la posguerra de 1945, afectará mucho a las ventas del pequeño utilitario pero fiable Escarabajo. Su capacidad de seducción pierde enteros ante nuevos vehículos de otras marcas pensados para el uso familiar de la clase media. Es cuando nace el otro mito de la Volkswagen, el Golf.

El nuevo Golf GTI se estrenó en el Salón de Fráncfort (1975); es el primer GTI de la historia y nace un mito que será fabricado en serie desde 1976. Al Golf, este nuevo modelo que vuelve a convertir a la Volkswagen en el primer fabricante de coches del mundo, acompañan otros modelos con gran acogida en todos los segmentos y mercados: el Passat, el Sirocco, el pequeño Polo. El Golf ya no explota la idea del "coche del pueblo", aunque ahora se muestra como el coche de los "jóvenes" de ese pueblo que se ha "desarrollado" y conseguido el éxito económico tras la dura posguerra. Las versiones actualizadas que se hacen del antiguo Escarabajo, curiosamente, son un fracaso.

Los años ochenta (1980) y noventa (1990) son los años de esplendor de la marca, con las sucesivas fusiones y compras de otros fabricantes europeos. En 1981 llegan a España, en las fábricas españolas se producirá otro coche que hará buenas ventas en su segmento, el Santana. A la larga, el gigante alemán se quedará con el fabricante español, la antigua empresa estatal española, la SEAT... que también llegó a fabricar en los años 50 y 60 otro "coche del pueblo", el Seiscientos.


Gustavo Adolfo Ordoño ©

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.