Los cuestionarios ‘Fragebogen’: ¿es usted un nazi? - Pax augusta

Se está leyendo

jueves, 28 de noviembre de 2019

Los cuestionarios ‘Fragebogen’: ¿es usted un nazi?



La primera promoción de mujeres policía en la República Federal. Fuente imagen: Bundesarchiv

Siempre que he viajado a los Estados Unidos me ha sorprendido la obligación de rellenar un cuestionario, una tarjeta verde, minutos antes de aterrizar. Más que nada por las preguntas tan ingenuas que cuestionan si perteneces o has pertenecido a un grupo terrorista. Y por aquella que pregunta si el viajero o viajera ha militado en movimientos políticos radicales (se insinúa de izquierdas, claro), que me parece una cuestión entre idiota e indignante. ¿Quién va a responder afirmativamente? Ni siquiera el supuesto talibán camuflado entre el pasaje declararía su militancia. Esta ironía, de inevitable sentido burlón, ocurrió también con los Fragebogen (cuestionarios en alemán) que realizaron los aliados occidentales en la zona alemana que administraban desde la derrota de Hitler en 1945.

¿Es usted un nazi?, ¿perteneció o sigue militando de forma clandestina en alguna institución relacionada con el III Reich? Preguntas similares a estas (no son literales) se realizaron en los 16 millones* de cuestionarios que circularon por la que sería la Alemania Occidental. La mayoría de ellos en la zona controlada por los Estados Unidos. De toda las potencias aliadas, victoriosas en la Segunda Guerra Mundial, la más preocupada por la “desnazificación” de Alemania fue la norteamericana.

Los soviéticos no realizaron encuestas, aunque estuvieron de acuerdo en “desnazificar” cuanto antes a la población alemana. Pronto emplearían un particular y pragmático modo de reeducación para los nazis. Se propuso a las elites y a los funcionarios de rango superior y medio pasar a formar parte de la naciente estructura del que sería régimen comunista de la RDA (República Democrática Alemana). Vamos, un sencillo trueque de carnés de partidos. De llevar el del partido nacionalsocialista (nazi) a llevar el del partido comunista. El éxito de esta medida estaba garantizado. Los alemanes de su zona veían la rápida opción de exculparse de posibles incriminaciones por su pasado nazi y, además, mantenían sus posiciones sociales amparadas por el nuevo poder. La mutación fue cómoda y conocida, era cambiar un régimen autoritario por otro.

En el sector británico y francés de Alemania también se hicieron cuestionarios. Los primeros, por una cuestión de formalismo y los segundos (los franceses mostraron escaso interés) para quedar bien con los americanos, más que por otra cosa. Los británicos compartían el sentido práctico de los soviéticos y preferían mirar hacia otro lado y no realizar grandes purgas entre los alemanes. Se necesitaba a todo el mundo para reconstruir al país (y a Europa), hubiese sido esa persona muy nazi, poco o nada. En realidad, “nada nazi” era imposible en la Alemania de 1945. El general estadounidense Lucius Clay, responsable de la zona americana, se quejaba de no encontrar un alemán “cualificado” que no hubiera pertenecido al partido nazi. Sus datos manejaban la cifra de 8 millones de alemanes en mayo de 1945 afiliados aún al partido de Hitler.

Las mujeres alemanas fueron menos investigadas sobre su pasado nazi, pero sufrieron el acoso sexual de muchos soldados de los ejércitos que ocuparon Alemania desde mayo de 1945 

El Ejército de EEUU y los políticos de Washington tenían una sincera inquietud por saber, llegar a entender, cómo todo un país pudo acabar siguiendo a un líder que llevó a Europa a la guerra y a su destrucción total. Incluyeron en su personal militar y civil profesionales especializados en sociología y psicología. De esa inquietud nacieron los Fragebogen (cuestionarios), porque sospechaban que los alemanes habían comenzado una amnesia colectiva. En muchos casos esa desmemoria resultaba injusta e impedía juzgar los casos de nazis que tenían verdaderos crímenes contra la humanidad sobre sus espaldas. Pero la fórmula del cuestionario “psicotécnico” resultó muy errónea y objeto de grandes burlas.

Al final, con preguntas tan directas e ingenuas, las encuestas sobre el “nivel de nazificación” solamente consiguieron lavar el historial del alemán medio, pues todos optaban por las respuestas que les alejaban de actividades nazis o de gran implicación con ese partido. Fue la Guerra Fría (que llegaría enseguida, en 1949) la que paralizó estas cándidas medidas y la que aplicó la realpolitik al asunto. El pragmatismo de las circunstancias obligaba dejar los juicios a ex nazis y las políticas de reeducación. Por ejemplo, en 1949 la recién creada República Federal tuvo que finalizar las investigaciones sobre el pasado de los funcionarios públicos y oficiales del ejército. Era un personal escaso y ahora de urgente y necesaria utilidad.

Del, ¿es usted del partido nazi?; se pasó al ¿sabe usted administración y gestión pública? Algo más realista. Sin embargo, en los aviones camino a EEUU le seguirán preguntando si es usted terrorista...


* Documentación en: JUDT, Tony; Postguerra; Círculo de Lectores. Barcelona (2007)


Gustavo Adolfo Ordoño ©
Periodista e historiador


No hay comentarios:

Publicar un comentario