Entradas

El atentado de Manchester y las lágrimas de San Pedro

La infamia y la barbarie de un atentado como el de Manchester abren muchas incógnitas morales. Que existan víctimas infantiles hace más grave la barbarie. Segar vidas cortas, casi raíces sin brotar, es una política agresiva de aniquilación total. Es similar a quemar cosechas, a salar los campos del enemigo para hacerlos estériles. Los "seudo-moralistas" pronto hacen justificaciones: se asesinan niños enOccidente con atentados terroristas porque permitimos que en otros lugares del mundo mueran niños a diario, debido a nuestras acciones (control militar, político y económico) para seguir detentando el poder mundial. Un poder necesario para nuestros poderes fácticos ávidos de él. Así, con ese razonamiento que aparenta equidad y justicia (el ojo por ojo), intentamos explicar lo inexplicable.
A lo largo de la historia del arte se dan temas recurrentes y que se repiten según la moda y demanda de la época. Entre finales del siglo XVI y gran parte del XVII, años de conflictividad re…

Cataluña independentista y su ultimátum a la "vieja" España

El ciberataque masivo que pudo venir de Corea del Norte

La masacre de Katyn; Polonia 1940, un precedente de la llamada hoy 'posverdad'

Francia y su nuevo presidente Macron, ¿marcando el camino?

Francia: ¿y si gana Marine Le Pen?

Cuidado con los idiotas: las claves del éxito