Entradas

Qué escribir sobre los atentados en Cataluña

Rabia, dolor, miedo, terror, indignación, tristeza, pena, barbarie, crimen... puedo seguir, aunque ya habrán leído y escuchado esos calificativos discretos y otros mucho más furibundos. Esta entrada (artículo) de Pax augusta no estaba prevista. Quería compartir mis reflexiones sobre el general Lee y el racismo en EEUU, pero habrá que aparcar esas inquietudes porque unos asesinos sin alma humana (hago la distinción, porque para muchos hasta los toros de 500 kilos tienen más “alma”) han cometido unos atentados en mi país. Han atropellado a viandantes de las Ramblas de Barcelona y han acuchillado a paseantes del paseo marítimo de Cambrils.
Cuando te enteras de la noticia lo primero que choca es la credulidad con la que la asumes. Sí, sí, ha leído bien, digo credulidad, no incredulidad. Con los precedentes de Niza, París, Londres, Manchester, Berlín, Bruselas, el atentado de Barcelona se veía como una ciudad más sumada a la lista funesta y dolorosa de atentados yihadistas que sufre Europa

La corrupción política y el arte, extraña pareja

Gaspar de Haro y Guzmán, las corruptelas políticas y el Arte

La Generalitat de Cataluña debe pedir también a Francia y Aragón la independencia

España, ¿Estado plurinacional o Federación de Sombrillas? La crónica veraniega de Pax augusta

La invasión del Valle de Arán, la reconquista republicana de España

Facebook, Twitter, Instagram, Google+...nuevos monopolios socioeconómicos