La Resistencia: breve historia de los guerrilleros, maquis, partisanos... los resistentes de las guerras


Partisanos italianos. La mayoría pertenecían al Partido Comunista Italiano y no solamente resistieron contra los nazis, llevaban años combatiendo al régimen fascista de Mussolini

La vieja Europa vuelve a estar en guerra y la información con sus imágenes sobre Ucrania traen al recuerdo muchos de los términos acuñados en pasados conflictos. Por ejemplo, nos ha venido a la memoria la labor de la Resistencia en los países invadidos por Hitler en la Segunda Guerra Mundial. Ha sido al comprobar, no sin cierta sorpresa, que los ucranianos están resistiendo a la irracional invasión del Ejército ruso ordenada por el sátrapa Putin. Esa sorpresa era por pesimismo, pensábamos que era imposible resistir a uno de los ejércitos más poderosos del mundo. Olvidando que muchas veces, tras la derrota o el colapso del ejército regular, se suelen organizar «resistencias» civiles contra el invasor. En Pax Augusta os contamos una breve historia de estos resistentes

 

 Empezando por la Historia de España tenemos a la figura del guerrillero. Personaje que es precedente de todos los otros «resistentes al invasor» de la historia contemporánea. No en vano la palabra española guerrilla y su derivado, guerrillero, ha sido recogida en muchos vocabularios de otras lenguas para definir a los grupos que resisten y combaten contra una fuerza militar invasora más poderosa. Fue en la llamada Guerra de la Independencia (1808-1814) contra el invasor francés que surgieron grupos armados de resistencia, muchas veces provenientes de partidas de forajidos de la ley, bandoleros o pistoleros a sueldo de los grandes terratenientes andaluces. A cualquier español de cierta edad le vendrá a la memoria la serie de televisión de “Curro Jiménez” (1976), donde aunque muy estereotipado se hacía un semblante de estos hombres armados que combinaban el pillaje con los actos guerrilleros contra el ejército de ocupación.

Continuando en Europa, la historia de los resistentes contra el invasor nos llevaría a cualquier conflicto donde una potencia mayor ocupe a un país o a un territorio más pequeño y dependiente. Se pudo ver en los resistentes balcánicos contra los dos imperios que se repartían la región, el turco otomano y el austrohúngaro. Sin embargo, las imágenes más extendidas de la «Resistencia» entre el imaginario universal son las surgidas durante la Segunda Guerra Mundial en Francia, Italia y –precisamente- en la antigua Unión Soviética en los territorios que ahora son países como Bielorrusia, Ucrania o la misma Rusia. Podría parecer que esta idea del resistente es bastante homogénea, por cierto simplismo que el cine le ha dado convirtiéndole en un héroe popular, pero hubo muchos tipos de guerrilleros y no todos provenían del altruismo de la ciudadanía.

Partisana armenia de 106 años. Fotografía realizada en 1990 por la fotoperiodista Armineh Johannes

Hubo movimientos de resistencia muy bien organizados, con estructuras militares, y otros improvisados sobre la marcha de las circunstancias con más voluntarismo que eficacia. Fue el caso de los maquis españoles contra el régimen franquista. Acabada la Guerra Civil (1936-1939) con la victoria de los sublevados contra la República, la dictadura del general Franco iba a cimentarse en la represión política y en la extinción de cualquier atisbo de oposición a su poder. Los maquis españoles o «guerrilleros echados al monte» para continuar la lucha por la libertad o los valores republicanos, pronto dejaron de tener el apoyo de partidos como el comunista o de organizaciones anarquistas. 

Así, se convertirían en meros fugados, supervivientes de la contienda civil organizados en grupos pequeños de furtivos. Tampoco pudieron contar con el apoyo ciudadano durante mucho tiempo, ya que Franco colocó cuartelillos de la Guardia Civil hasta en la más remota aldea donde estos guerrilleros pudieran encontrar ayuda. Al final se asemejaron a esos mencionados «bandoleros-guerrilleros» del siglo XIX y perdieron similitud con los partisanos de la Segunda Guerra Mundial. De estos últimos destacan los partisanos comunistas italianos, verdadero brazo armado del Partido Comunista Italiano y «ejército popular» con trascendencia histórica en esos años tan determinantes en Europa. De hecho, el PCI fue el partido comunista de la Europa occidental con mayor importancia política en la posguerra. Tuvo numerosas alcaldías y unos resultados influyentes en el Parlamento italiano hasta bien entrada la década de 1980.

Sin embargo, el caso de los partisanos italianos es todavía más singular. No fueron estos resistentes contra los ejércitos de las dictaduras fascistas únicamente militantes comunistas. En las filas de los partisanos de la Italia de la Segunda Guerra Mundial hubo desde ex camisas negras (fascistas) hasta soldados desertores del ejército regular. Y es que el país pasó de ser agresor del Eje, invasor de los Balcanes y del norte de África, a ser invadido por los nazis y luego «liberado» por los aliados a través de otra invasión. Todo en menos de dos años, de julio de 1943 a los primeros meses del año 1945. La península italiana quedó divida en dos, al norte Mussolini se refugió apoyado por los nazis y creando la República social fascista de Saló. Al sur, el avance aliado era apoyado por el rey Víctor Manuel III que había destituido al Duce. En realidad se vivía una verdadera guerra civil italiana entre los partisanos de diferentes intereses e ideologías. Por ejemplo, las sangrientas Brigadas Negras fueron partisanos fascistas que lucharon contra comunistas y contra las tropas aliadas; incluso contra los monárquicos y republicanos conservadores.

Fotografía documentada con el título de "Nicole", nombre de la guerrillera francesa que aparece en la imagen y que destacó en la resistencia contra los nazis de la zona de Chartres 


Antes de finalizar apuntando el papel de los maquis, nombre que se otorgó a los miembros de la Resistencia francesa frente a la ocupación nazi, debemos mencionar a los partisanos de los Balcanes. Ellos son los verdaderos autores del término «partisano», pues proviene de la palabra serbo-croata para significar guerrillero: «partizan». Los partisanos comunistas de la antigua Yugoslavia tuvieron un rol fundamental en la historia contemporánea de esa región, siempre tan convulsa. No solamente lograron vencer a los nazis y liberar su país sin ayuda aliada (Occidental), también derrotarían a los milicianos de ideología monárquica y ultranacionalista serbia, los chetniks, que seguían con el proyecto de una Gran Serbia, discriminando al resto de los pueblos balcánicos. No en vano, el líder de los partisanos yugoslavos era el mariscal Josep Broz Tito que construyó el nuevo Estado de Yugoslavia en base a esa doble victoria sobre los alemanes  nazis y los nacionalistas serbios. 

Finalmente, los resistentes más famosos gracias a la literatura, las series de televisión y las películas son los maquis franceses. Esta «Resistencia» contra el ejército de ocupación nazi estuvo compuesta por ciudadanos franceses voluntarios, soldados del derrotado ejército francés que no pudieron huir para engrosar las filas de la Francia Libre de De Gaulle y, sobre todo, en el sureste francés por ex combatientes republicanos de la Guerra Civil española. Los maquis se caracterizaron por coordinar su organización y sus actividades con los ejércitos aliados. Dieron apoyo a fuerzas paracaidistas y a los aviadores derribados en suelo francés. Su colaboración con la campaña del Día D fue fundamental para dificultar el contraataque alemán contra el desembarco aliado en Normandía

Esta semana de guerra que se cumple en Ucrania tras la criminal invasión rusa ha desvelado que existe una 'Resistencia ucraniana'. Aunque su capacidad de organización interna y coordinación con el exterior está todavía por conocer, el espíritu de lucha por lo justo y por la libertad es idéntico a esas Resistencias históricas


Gustavo Adolfo Ordoño ©
Historiador y periodista

Publicar un comentario

0 Comentarios