Experiencia informativa, entre la indiferencia y el gran interés (V Parte)


No hay término medio en lo que respecta a la experiencia informativa como “sustrato” para hacerse una idea o imagen de España. El latinoamericano, según lo analizado en las encuestas realizadas, se mueve entre la indiferencia, reconociendo que de España no se informan más que lo hacen de otro país, y el gran interés por todo lo relativo a la península ibérica, ya sea por razones profesionales o por motivos meramente personales. En verdad no nos debería extrañar, este apartado sabíamos que iba a estar muy marcado por las circunstancias particulares de cada entrevistado; sin embargo, el propósito tenía sentido considerando que las experiencias anteriores, educativa y personal, dirigen muchas veces la búsqueda de información cotidiana. 

Considerando el propósito anterior, el objetivo de este apartado no era otro que ver cómo se informaban sobre nuestro país estos encuestados de Latinoamérica y cómo procesaban esta información teniendo en cuenta la imagen que ya tenían de España y considerando que las nuevas informaciones de ella podían alterar o reafirmar la percepción subyacente. El resultado es tan dispar que ya hemos comentando que la impresión registrada es de contradicción en muchos casos, pues en un mismo encuestado podemos encontrar indiferencia y luego gran conocimiento (o sobrecarga de información sería mejor decir) de la situación y realidad actuales españolas. 

Ya hemos incidido en la influencia negativa que, por otro lado inevitable al medirse el prestigio global[1] por el bienestar socioeconómico, la información sobre la situación crítica de la economía española está teniendo en la imagen que de España se hacen los latinoamericanos en estos últimos años. Anotábamos esa tendencia al deterioro de la imagen española respecto a encuestas realizadas hace tan solo tres años, el “Latinobarómetro” del 2009. En los formularios de nuestro sondeo sobre la “experiencia informativa” también parece ser esa la conclusión principal, aunque se percibe la existencia de una imagen un tanto magnificada e idealizada de fenómenos o movimientos sociales que tuvieron lugar entre el 2011 y el año en curso; nos referimos al movimiento de “indignados” 15-M. 

Quizás por empatía con otros movimientos que creen similares en sus países o que parten de la idea de los “indignados” de los EEUU (más valorados que el inicial 15-M), muchos de los encuestados resaltan su interés por las noticias que les llegaban de estas protestas sociales. También, principalmente en lugares más acostumbrados a la “protesta callejera” como Argentina, identifican ese malestar social con crisis que les afectaron de forma directa en sus países (“el corralito” argentino, por ejemplo). 

La información obtenida de este tipo se realizaba vía Internet. Ante la pregunta de que si consideran ese medio, las redes sociales e Internet, fiable y válido para obtener información sobre España, la mayoría opta por responder afirmativamente, aunque lo consideran así porque suele existir un gran rechazo (más en los jóvenes) por la catalogada como “información oficial”. Es revelador comprobar cómo el uso de Internet es menor como medio informativo en los países con sociedades menos desarrolladas, más pobres, como es el caso de Honduras y Cuba[2], y en menor medida, en Colombia. En estos países se prefiere el uso de las redes sociales o los website para ocio y contactos personales. 

“Lo hago por televisión únicamente, uso el Internet y redes sociales para otros fines como búsqueda bibliográfica, correo electrónico y entretenimiento. No podría evaluar como se trata la información - de España- en esos medios ya que no soy muy asidua en usarla para tal fin.” (Extracto de encuesta. Honduras, mujer de 35 años) 

Analizando el grado de interés que España tiene en la información que de forma cotidiana reciben los encuestados, observamos que la mayoría se decanta por aquella que tenga relación con su propio país (relaciones bilaterales) o con Europa en general, sin concretar en las noticias que provienen de la península ibérica. Cuando se pide que concreten el tipo de información que los encuestados prefieren de España, la temática que les atrae más, no podríamos dictaminar una preocupación mayoritaria. La Cultura podría ser, junto a la información deportiva y la económica las principales. La indiferencia por concretar demuestra que no se sienten atraídos en especial por las noticias españolas. 

Como excepción encontramos a los encuestados de México y algunos de Argentina, del tramo de edad 45-50 años, que sí reconocen una lógica predilección por España debido a cuestiones de gustos literarios. Aunque, ante la cuestión de si tienen entre sus habituales lecturas a periódicos españoles o escritores de ese país, la mayoría opta por ser ambiguo, notándose de nuevo cierto “pudor cultural” a dar una negativa por respuesta. 

De nuevo debemos matizar que el apartado hace unas preguntas con la intención de ver tendencias. Se podría pensar qué nos hace especiales a los españoles en América Latina para que tengan (o se vean obligados) los ciudadanos latinos a mostrar más interés por nuestro país que del resto del mundo. Obviamente, nada en especial, pero sí algo inevitable, imposible de borrar aunque las tendencias populistas[3] en muchos gobiernos latinoamericanos lo estén intentando entre su opinión pública, como es el sólido lazo histórico y el idioma común. A partir de ahí, es evidente que procede preguntar por el interés informativo que les suscita la España actual. Más si cabe cuando diferentes instituciones culturales, comerciales y de cooperación españolas, y se supone que las instancias gubernamentales, han detectado el alarmante empeoramiento de la “Marca España” en el continente americano y en algunos países de Europa[4], justo ahora que la crisis económica reclama para salir de ella una mejor reputación y confianza. 

El balance de esta apartado de “Experiencia Informativa” resulta decepcionante a nivel de interés latino por la cultura española. Son mayoría los encuestados que reconocen el interés o cierta predilección por la literatura y las artes que les puedan llegar de España, no obstante son mayoría también los que no saben citar un autor y una obra concreta, más allá del clásico “Don Quijote de la Mancha” de Cervantes; solamente uno se acerca a la “actualidad” con Pérez Reverte y Camilo José Cela. En fin, la encuesta es de número reducido (96 personas) y se podría dar “la mala suerte” de que abunden los desinteresados en información cultural; aunque no deja de ser significativo para lo negativo del dato que casi todos tengan estudios superiores y relacionados con las humanidades. Como defensa, los mencionados encuestados bien podrían decir que ocurriría lo mismo entre cien ciudadano/as españole/as respecto a la actualidad (y no actualidad) de las artes y literaturas latinoamericanas. 

--------------------------------------------------------------


[2] Hay que puntualizar que de las 12 encuestas realizadas a cubanos, solamente cuatro personas residen con regularidad y en la actualidad en la isla. 

[3] Malamud, Carlos (2011): Populismos Latinoamericanos (Premio Internacional de Ensayo Jovellanos) [Versión Kindle]. Ediciones Nobel 

[4] Álvaro, Carlos (2012): “Latinoamérica: la marca España declina en mal momento”; en CapitalMadrid.com; 02/05/2012 Consultado en Internet en julio 2012: http://www.capitalmadrid.com/2012/5/2/0000025302/latinoamerica_la_marca_espana_declina_en_mal_momento.html

Comentarios

  1. Creo que también hay una pérdida de interés por la cultura ante las urgencias del día a día y además los medios de comunicación funcionan como una gigantesca máquina de propaganda de intereses que no son los nuestros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, parece que la Cultura está pasando a ser un lujo exclusivo de los rentistas, esos que no deben trabajar y/o ganarse la vida como sea y pueden dedicarse a cultivarse...pero un pequeño esfuerzo por cada uno de nosotros para mejorarla no nos vendría mal.

      Eliminar

Publicar un comentario