Barcelona, capital del fascismo español

Cartel en contra de la Constitución española de 1978 del Partido "Nazi" Catalán. Fuente de la imagen 

El cartel que ilustra este texto provocaría una profunda confusión a las generaciones más jóvenes de catalanes si apareciese pegado hoy día en las paredes de Barcelona. Se trata de un cartel de propaganda política de un partido catalán de extrema derecha, el Partido Nacional-Socialista Catalán, en contra de la Constitución española de 1978. Pedían a los catalanes que votaran NO a esa Constitución como hacían el resto de partidos de extrema derecha españoles. Fuerza Nueva de Blas Piñar era el más conocido por su fundador, que llegó a tener en su persona un escaño en el Congreso de los diputados en las elecciones de 1979. Sin embargo, la extrema derecha en España tuvo sus principales sedes y fuentes de influencia ideológica en Barcelona.

La identificación que el discurso independentista catalán hace del “españolismo” como un fenómeno fascista asocia a Madrid, capital de España, como la ciudad donde la extrema derecha, el fascismo, pueda tener su mayor presencia y desarrollo. La historia del fascismo español, luego de la extrema derecha, desmiente ese imaginario o asociación de ideas. Hace casi un siglo, un leridano llamado Ramón Sales Amenós, antiguo carlista, fundaba un sindicato considerado por los historiadores especializados como la primera semilla del fascismo español.

Ramón Sales ha pasado a la historia como fundador en octubre de 1919 del Sindicato Llibre. Durante los años veinte del pasado siglo mantuvo un enfrentamiento a tiros con la anarquista Confederación Nacional del Trabajo (CNT), suponiendo una auténtica “guerra social” que convulsionó la Barcelona de esas primeras décadas del siglo XX. Fue en la dictadura del general Miguel Primo de Rivera (1923-1930) que el sindicato fundado por Sales se extiende por toda España como Confederación Nacional de Sindicatos Libres (CNSL), que llegó a equipararse en sindicados con la Unión General de Trabajadores (UGT) socialista. 

El fundador del Sindicato Libre sería uno de los principales promotores de una plataforma anterior sólo unos meses a su agrupación sindical. Ante la propuesta de una autonomía política y administrativa para la Cataluña de principios del siglo XX que el regionalismo catalán promulgaba desde la Lliga, radicalizada en su catalanismo con Francesc Macià, se crearía en Barcelona la Liga Patriótica Española (LPE). Ramón Sales aportaría a esta primera manifestación del fascismo español muchos de los miembros más agitadores de su sindicato. Esa autodenominada liga patriota de “buenos españoles” combatió, muchas veces con violencia, todo símbolo de catalanismo desde su barcelonesa sede situada encima del Teatro Petit Pelayo, en la Rambla.

La Guerra Civil y el protagonismo de partidos como Falange en el devenir del nuevo régimen, borrarían este contrastado dato de tener el fascismo español su origen en Cataluña. Después, incluso ya en democracia, en Barcelona han surgido los grupos de extrema derecha con mayor influencia en todo el Estado. Por ejemplo, el significativo Círculo Español De Amigos De Europa (CEDADE), cuya sede central, no hay que olvidar, estaba en Barcelona. Destacar también sobre este grupo fascista su singular desarrollo ideológico, pues experimentó con el catalanismo (no lo excluía) entre 1978 y 1980 creando un grupúsculo instrumental, el mencionado Partit NacionalSocialista Català (PNSC).*



*Bibliografía consultada: Blog del profesor Xavier Casals , especialista en estudios sobre la historia de la extrema derecha en Europa.




Gustavo Adolfo Ordoño ©

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.