Si nos hubieran conquistado los ingleses...


Mujeres hispanas en un mitín demócrata de Hillary Clinton. Fuente imagen

No ha sido una ni dos las veces que he escuchado ese convencido reproche en boca de latinos con diferentes niveles culturales. Personas que tienen mi respeto intelectual, con formación cultural notable, que ejercen oficios o actividades relacionadas con el arte y la cultura, han formulado esa reprobación creyentes de que si la conquista y colonización de toda América la hubieran realizado los anglosajones otro "gallo cantaría" para la retrasada, católica y pacata América hispánica. El evidente contraste de desarrollo económico, industrial y social entre las "Américas del Norte-norte" (EEUU y Canadá; México tiene una parte centroamericana clave en su historia) y el resto del continente, sería el principal argumento de este prejuicio tan extendido. Lo que no saben, por ignorancia fruto de los obstáculos que la "militante" ideología política nos pone en nuestro conocimiento, es que ese reproche da sentido a la "supremacía blanca" que pretende imponer el presidente del país hasta ahora modelo para las Américas: Donald Trump

Ese prejuicio tan extendido y simplista forma parte de la legendaria "Leyenda Negra" contra lo hispano (no únicamente contra España), iniciada mucho antes de lo que se cree. Con el monarca de los dominios donde nunca se ponía el sol, Felipe II, se consolidó; sin embargo, a la propaganda negativa sobre "Hispania" contribuyen las conquistas en el Mediterráneo de aragoneses y catalanes, muchos siglos antes del reinado de los Austrias en España. Dos factores históricos claves entran a reforzar la hipótesis de que a América le iría mucho mejor si toda fuese de cultura inglesa: la Reforma Protestante del siglo XVI en Europa y el activismo indigenista liderado, irónicamente, por la intelectualidad criolla de las repúblicas independientes desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad.

Siempre me ha resultado chocante ver a personas con apellidos españoles, italianos, polacos, alemanes, franceses... con rasgos más europeos que un servidor, clamar al cielo por el expolio de sus tierras y la humillación sufrida en sus carnes ante la injusticia de verse sin lo que, de natural origen (?), era suyo. Entiendo que el proceso de identidad hacia un territorio (patria, nación...) pase por la identificación más sencilla y más a mano, pero de ahí a suplantar la identidad de los verdaderos nativos americanos va un abismo. La hipocresía se puede llegar a entender por la necesidad política de construir una nueva identidad lo más ajena posible de la verdadera identidad de origen. Es una retorcida forma de volver a nacer, ahora como indígena maya o guaraní, sin reconocer a los progenitores europeos y mestizos o criollos. Si la conquista y colonización de América Latina hubiese sido realizada por los ingleses, ¿también se hablaría de una identidad criolla?   

La historia comparativa y de "ficción" especulativa no debe menospreciarse. Historiadores de la talla de J.H. Elliot, especializado en las "Américas", realizan sin pudor ejercicios especulativos de este tipo. Especular comparando culturas y civilizaciones ayuda a entenderlas mejor. Así lo vemos en su libro, Empires of the Atlantic World: Britain and Spain in America 1492-1830 (2007); donde va más allá y en el último capítulo expone cómo fuese América Latina si hubiera sido colonizada por los británicos y EEUU por los españoles. El mundo al revés, vamos. Sus especulaciones son de sólida argumentación y vendrían a decir que el mundo no sería muy diferente. En resumen, la supremacía blanca y protestante hablaría en español y el barroquismo cultural y racial, criollo, en inglés.

Portada del libro que inspira este artículo del blog

Elliot expone que si en lugar de encontrarse las expediciones inglesas con pequeñas poblaciones diseminadas y muchas nómadas, pobres y con menos compleja estructura social, como eran las del futuro EEUU; y se hubieran encontrado con el Imperio Azteca en México y luego el Inca en Perú, la forma de actuar del rey inglés habría tenido que ser similar a la de la Corona española. Con las arcas llenas de la riqueza azteca y la plata peruana, la monarquía inglesa no se habría molestado en desmantelar las ordenes religiosas y sus monasterios; habría frenado la reforma protestante y no se habría enfrentado a Roma. La necesidad de una estructura imperial para el control de los nuevos y ricos territorios habría disminuido el poder del Parlamento de Londres y aumentado el carácter absolutista de la corona inglesa.

En cambio, si España hubiera llegado a la costa atlántica del futuro Estados Unidos, hubiera seguido siendo una corona europea relativamente pobre, una monarquía del montón, pues los colonos americanos no hubiesen podido contribuir a que Carlos de Gante fuese emperador del Sacro Imperio Romano, ni a financiar los ejércitos y nobles que garantizasen la unidad de los reinos peninsulares en la "identidad España" (frente al resto de europeos). Es probable que los movimientos erasmistas y luteranos que se dieron en la península desde 1530, no hubieran sido perseguidos y erradicados, acabando por crear numerosas comunidades protestantes en España. Estas comunidades, igual que ocurrió en el caso real de Inglaterra, pedirían permiso para emigrar al Nuevo Mundo y así poder desarrollar su particular religiosidad con más libertad (individualismo protestante). Esos colonos protestantes españoles habrían hecho lo mismo que en el caso inglés real. Al no encontrar grandes riquezas, crear comunidades comerciales que se apoyaban unas a otras (las futuras 13 colonias). 

El presidente boliviano, Evo Morales

Así pues, cuando un latino pronuncie ese prejuicio, "si nos hubiesen conquistado los ingleses", que sepa que sólo está emitiendo un juicio beligerante, ofensivo, hacia su cultura (hispanofobia), sin ningún fundamento racional y bastante inútil, la verdad. Si los ingleses hubieran colonizado América Latina, sin haberse adaptado a las circunstancias como hicieron los españoles, manteniendo sus estructuras de conquista y colonización, mercantilistas y de individualismo protestante, es probable que ese supuesto "genocidio sistemático" publicitado en la Leyenda Negra contra las poblaciones indígenas hubiera sido llevado a cabo hasta las últimas consecuencias, una verdadera hecatombe para el subcontinente; pues los ingleses protestantes no hubieran considerado práctico asociarse con esas ricas y sedentarias poblaciones, mantenerlas, aunque fuera en relación subyugante como hicieron los españoles. Evo Morales sería hoy el jefe de una marginada reserva india y Donald Trump el presidente de los Estados Unidos de la Gran América (de Alaska a la Patagonia).


Gustavo Adolfo Ordoño ©

Comentarios