Barbara Buttrick, los puños del feminismo - Pax augusta

Se está leyendo

viernes, 6 de marzo de 2020

Barbara Buttrick, los puños del feminismo

Mujeres olvidadas de la historia. Battling la pionera del boxeo femenino

Una joven Barbara Buttrick de 16 años, cuando
se inició en el boxeo
. Fuente imagen
 Barbara Buttrick, apodada la "Battling", presume de no haber besado nunca la dura lona. Traducido, que nunca ha perdido un combate por KO (knockout, noqueo en inglés). Ni siquiera con su ex marido, al que tuvo que noquear cuando en una discusión de la pareja él se puso muy violento. Barbara resume su carácter imbatible con naturalidad: "siempre tuve una buena izquierda".

Esta mujer es ya historia del deporte. Pero su mérito pasa desapercibido y olvidado por haber ocurrido en un mundo muy masculino. En un deporte cuestionado a todos los niveles, limitada su difusión en muchos lugares por considerarlo violento en exceso. Pionera en el boxeo femenino, también lo sería como mujer en el ámbito de los retos personales. No sólo tuvo que convencer a todo su entorno familiar y social de que su deporte era el boxeo, además debió acabar con su etiqueta de mujer frágil y demasiado pequeña para pelear

Nacida el 3 de diciembre de 1929, en Cottingham (Reino Unido), fue hija única de una modesta familia inglesa. Su talla de 1,50 m y su escaso peso, demostraron ser una de las niñas criadas durante la carestía de la Segunda Guerra Mundial. Baja de estatura, los calificativos de pequeña y poca cosa le acompañaron toda su infancia. Estas carencias físicas las superaba con un carácter rebelde y fuerte. Su madre la castigó por una travesura un domingo sin salir, ni siquiera al servicio dominical de misa. Barbara se entretuvo leyendo la prensa y allí descubrió la historia increíble de una mujer, Polly Burns, que competía en las apuestas de peleas de feria. La joven pensó que la lucha, el boxeo, sería la mejor forma de acabar con sus complejos.

Emigró a Londres con dieciséis años, buscando un gimnasio donde entrenar. Su idea era competir de la manera más legal y profesional posible, evitando los circuitos de peleas en ferias de pueblo, donde se podía ganar mucho dinero pero las "apostadoras" estaban mal vistas. Con trabajos como mecanógrafa consiguió costearse los entrenamientos en el gimnasio de Micky Woods. Su energía y agilidad llamaron la atención del que sería su entrenador, Leonard Smith, con el que más tarde se casaría. Acompañada por su entrenador intentó concertar combates de boxeo profesional, pero en Inglaterra no se daban verdaderas oportunidades, pues seguía siendo un deporte asociado a lo masculinoAún así combatió desde 1948 en los circuitos europeos "semiprofesionales", consiguiendo ser campeona ininterrumpida de los pesos mosca y pluma del 1950 a 1957.

Fotograma de la aclamada película de Clint Eastwood, Million Dollar Baby, sobre el boxeo femenino 

Desde 1952 su entrenador y ella alternaban su residencia en Londres con pasar largas temporadas en EEUU, donde el boxeo de mujeres estaba mejor valorado. En Estados Unidos conseguiría la primera licencia profesional de boxeo para una mujer en el Estado de Texas. Otros de sus logros como pionera de este deporte femenino, olímpico desde Londres 2012, sería la primera retransmisión televisiva de una boxeadora. Fue en 1954 y Barbara comentaría en antena: "como ven, las chicas ya no son esas delicadas florecillas que parecían ser". También en Canadá, compitiendo en 1957, tiene el hito de protagonizar la primera trasmisión radiofónica de un combate de boxeo femenino.

Su carrera de deportista en EEUU seguía combatiendo contra muchos prejuicios, sin embargo la  gran afición de los estadounidenses por este deporte les hacía más permisivos al boxeo femenino. Eso favoreció que poco a poco compitiera en circuitos oficiales, asentando su residencia en Miami, Estados Unidos. Realizó más de mil exhibiciones de boxeo, algunas contra hombres, y 32 combates profesionales con el balance de 30 victorias, un empate y una derrota. Esta última, la misma Barbara se molesta en puntualizar que no fue por KO, que era mucho más alta que ella y que ese día estaba con algo de gripe. El orgullo de esta mujer conseguiría también fundar y presidir en 1995 la Federación Internacional de Boxeo Femenino

Retirada de forma definitiva en 1977, ha luchado desde entonces para abrir puertas al boxeo de mujeres y para su consolidación como deporte, aceptado sin complejos por las mujeres interesadas en practicarlo. En tiempo reciente, está siendo reconocida con galardones como el de ser en 2014 la figura que inauguró el Salón Internacional de la Fama del Boxeo Femenino en Fort Lauderdale (Florida, EEUU); y este próximo junio de 2020 será la primera mujer boxeadora que entra en el Salón de la Fama del Boxeo Internacional, codeándose con colegas como Mohammed Ali o Mike Tyson.



Gustavo Adolfo Ordoño ©
Historiador y periodista

No hay comentarios:

Publicar un comentario