¡Santiago y cierra, España! Historia y significados

El Guerrero del Antifaz, gritaba ¡Santiago y cierra, España!

Hoy 25 de julio es Santiago Apóstol, patrón de España. Qué un santo sea patrón y mecenas de un país ya dice mucho de su historia. El famoso grito del título tiene connotaciones bélicas y su origen roza la leyenda porque se achaca como arenga de guerra empleada en la mítica fecha de 1212 en la no menos legendaria batalla de Navas de Tolosa. Los historiadores que se han ocupado de esa época coinciden en señalar en decisiva esa batalla para el devenir posterior favorable a los reinos cristianos en el objetivo de la Reconquista.

Pero esa frase que se fue trasmitiendo de siglo en siglo, no parece tener consenso a la hora de marcar las comas y de tener usos nacionalistas o meramente guerreros. En batalla medieval contra el musulmán es evidente el uso motivador de las tropas cristianas al referirse al protector religioso de todo un apóstol como era Santiago. El grito razonable era ¡Santiago! Pero en las lenguas romances de esos días, ¡Cierra!, significa avanzar, cerrar filas y dirigirse al combate. Ambas palabras se pronunciarían por separado, aunque en un mismo contexto.

Es con la llegada de la Edad Moderna y los ejércitos imperiales que se recupera ese grito guerrero, en realidad esas palabras sueltas como arengas, en una frase algo más rebuscada que ha sido la provocadora de malentendidos y debates. Los soldados de los Tercios españoles se procuraban la protección del Apóstol y a la vez lanzaban su motivador ¡Cierra! que era una versión mucho más elegante y literaria que el actual ¡A por ellos!

El acompañar con ¡España!, no era más que una metáfora de que a la tropa que se arenga era a toda una nación. Sin embargo, la sintaxis y la misma semántica no quedaba conforme y confirmada en su sentido más amplio. Hasta en el mismo don Quijote de la Mancha se plantean las dudas y es Sancho Panza quien se pregunta si España está abierta de par en par y debe ser cerrada. Se convierte en un tópico cultural que alude a símbolos como la citada Reconquista o a la Contrarreforma en la necesidad de "cerrar" España a las malas influencias o doctrinas no católicas.

Desde finales del siglo XIX y el constante debate sobre el sentir y sentido de España, la frase se torna peyorativa y se relaciona con pensamientos reaccionarios que atentan contra el progreso y modernidad de España, al incluir el concepto negativo del verbo cerrar en la semántica de la célebre arenga. Tampoco ayudó que personajes de los tebeos de la posguerra (Guerra Civil) y del franquismo, como el Guerrero del Antifaz y el Capitán Trueno la recuperasen como texto en sus viñetas.

En realidad, hoy día esta fecha vuelve a tener un significado de recogimiento y cerrazón. Aunque para una excelente causa: España cierra por vacaciones. 

Gustavo Adolfo Ordoño ©





No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.