Margot Moles, una victima del franquismo enterrada en vida

Margot Moles, en su faceta de nadadora. Fue socia fundadora del Club Natación Canoe

Por motivos de salud, problemas en la espalda, suelo ir a practicar natación a las piscinas cubiertas municipales de Madrid. La red de piscinas es de calidad notable, propia de un país desarrollado y con servicios públicos para todos sus ciudadanos. Como todo, es mejorable en las instalaciones más antiguas que necesitan reforma o en las nuevas que necesiten adaptaciones a personas con discapacidad. Los inconvenientes que voy a referir vienen por otros motivos. Por la idiosincrasia española que hace tener horarios y actividad en periodos vacacionales muy diferentes a los habituales el resto del año. Por de pronto, las piscinas cubiertas se cierran en verano en su mayoría con la excusa de dar servicio en las piscinas al aire libre. Los que necesitamos nadar y no “jugar” en el agua, lo llevamos claro ante esa “lógica veraniega” aplicada al servicio público.

Cada verano me recorro Madrid en busca de la piscina cubierta (con sus calles separadas y preparadas para practicar natación) que se mantenga en servicio. Este año encontré una piscina dentro de un polideportivo municipal de origen antiguo, pero muy renovado y reformado. El polideportivo de Vicálvaro, un distrito en la zona sureste de Madrid que no hace mucho era tan sólo un pueblo aledaño a la gran ciudad. La instalación cubierta para nadar es excelente y no cerraban ni en agosto. Y no es porque no tuvieran ganas de hacerlo, fue una cuestión compensatoria al haber estado cerrados todo un año (¡!) por la reforma acometida. Este verano se “reinauguraba”, incluido el nombre del polideportivo que pasaba a llamarse, Margot Moles.

¿Y quién era Margot Moles?

Pues una deportista pionera en España del deporte femenino en la alta competición. Suficiente motivo para llevar su nombre una instalación deportiva de servicio público. Sin embargo, hasta que no contemplé una pequeña exposición con fotografías de ella en las antesalas que llevan a los vestuarios no sabía quién era Margot Moles Piña (1910-1987). Imagino que la mayoría de las personas que estén leyendo este texto tampoco sabían quién era o tan siquiera que existiese esa persona. Es lógico, Margot y su magnífico historial deportivo fueron anulados por el régimen franquista. El motivo, haber sido profesora de gimnasia y deportes en un colegio con un sistema pedagógico progresista durante la Segunda República y mujer de un represaliado, Manuel Pina, fusilado en 1942.

Margot Moles y su marido, Manuel Pina, portada del ABC en 1934 por sus éxitos en el esquí

Condenada al ostracismo doméstico que imponía el franquismo a las mujeres, pasó a ser una anodina costurera porque la escuela donde había dado clases de educación física la convirtieron en colegio religioso y la mujer quedaba apartada del deporte. Fue una víctima del franquismo, un régimen sin libertades, enterrada en vida. Su excelente palmarés deportivo pasó al olvido, sus logros como pionera del deporte femenino fueron borrados porque se consiguieron durante la República. Uno de los deportes en los que destacó sería la natación, siendo nadadora del recién creado (1930) Club Natación Canoe. Así que la iniciativa de poner su nombre al polideportivo de Vicálvaro con sus piscinas municipales hace más que “justicia poética”.

Gracias al libro del periodista Ignacio Ramos de reciente publicación, Margot Moles, la gran atleta republicana (Editorial Libros.com), podemos conocer –de nuevo- la figura de una deportista que era portada de los periódicos en los años treinta. Ochenta años han pasado para poder revindicar la vida llena de éxitos deportivos de esta mujer desconocida en nuestra historia contemporánea. Pero no solo ella, también aparecen en el libro otras muchas jóvenes deportistas cuyos logros fueron ninguneados o olvidados, como la misma hermana de Margot, Lucinda, la primera mujer en practicar el atletismo en España.

Margot en lanzamiento de disco

Éxitos deportivos como mantener el récord mundial de lanzamiento de martillo femenino (también de disco), conseguido en 1932, hasta el año 1975. Practicó como pionera el atletismo, la natación y consiguió en tres ocasiones el título nacional de España de hockey femenino siendo la capitana del Athletic Club de Madrid. Pero su deporte preferido, que practicaba con su marido, era el esquí. Ambos fueron campeones de la sierra de Madrid en la modalidad de parejas mixtas. Incluso, Margot Moles, junto a su compañera Ernestina de Herreros, llegó a competir en los Juegos Olímpicos de Invierno en 1936 que organizó la Alemania de Hitler. Eran las primeras mujeres españolas en competir a tan alto nivel. Margot murió en Madrid en 1987 sin haber recibido, ya en democracia, ningún homenaje a su meritoria carrera deportiva.



Gustavo Adolfo Ordoño ©

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.