Las deidades femeninas de la Antigüedad, cuando Dios era mujer - Pax augusta

Se está leyendo

miércoles, 29 de julio de 2020

Las deidades femeninas de la Antigüedad, cuando Dios era mujer


Celebración en 2015 de la 'Virgen del Carmen' en Torre del Mar (Málaga, España). Fuente imagen

  La estrecha relación de algunas vírgenes católicas con las antiguas deidades de la Antigüedad es más que una hipótesis de antropología histórica. La reciente celebración de la Virgen del Carmen, el pasado 16 de julio, muestra en sus tradiciones populares tener huellas de una deidad vinculada con una fuerza de la naturaleza como es el mar. Es la patrona protectora de los marineros y virgen preferida titular de las festividades de muchos pueblos costeros. Fenicios, griegos y cartagineses, pusieron nombre a muchas de esas localidades analizando la toponimia del Mediterráneo español. Y también la impronta de cultos a diosas del agua o de la tierra; como la Isis egipcia, pero sobre todo su versión oriental y "más ibérica" la Astarté fenicia.

En pocas semanas se celebrará en toda la península, en la antigua Hispania romana, la celebración de la 'Virgen de Agosto' y su marcado significado cristiano, en la versión católica, no le restará estratos de divinidad del pasado más remoto. La relación que resulta más evidente entre estas vírgenes católicas y las deidades antiguas paganas, es la que tiende el hilo con las "Diosas Madre". Antes de seguir esta exposición sobre las influencias paganas de diosas arcaicas en las vírgenes católicas, advertir que para la Iglesia católica se trata de una relación circunstancial, que aprovechó los ritos y tradiciones populares ya enraizados para ir consolidando el ritual católico. A la 'Virgen María' se la venera, pero no adora (idolatra) como a un dios.

Fue una forma antropológica "inconsciente" y pragmática de consolidar la fe católica. Un fenómeno que siglos después se daría también en la América española, cuando los aztecas asumieron y aceptaron el culto a la 'Madre de Dios', la Virgen María en la figura de la Virgen de Guadalupe, que identificaron y "trasmutaron" con su diosa madre de la tierra, Tonantsi. Las diferentes festividades de las "Vírgenes de Agosto", como la de La Virgen de la Paloma en Madrid, se corresponden con fiestas tradicionales vinculadas a los ciclos agrícolas. Festejos por el fin de los cultivos y por la recogida de las cosechas, que en la Antigüedad se correspondían con las ofrendas a estas diosas madres, divinidades de la fertilidad, tan importantes para el sustento agrícola de los pueblos.

Representación de la diosa Cibeles en la famosa fuente de Madrid (España)

De todas las diosas madre, las relacionadas con ciclos de la vida y con el sentido maternal de la Tierra, como generadora de vida (cultivos), serían las más adoradas en las culturas de la cuenca de Mediterráneo. La diosa Cibeles, que era de origen oriental, surgida en tierras de Asia Menor, llegó a tener tanto predicamento entre los romanos que fue, literalmente, arrancada de Frigia y llevada (su estatua) a la ciudad de Roma en el siglo III a. de C. Era la Magna Mater, la 'Gran Madre' de la tierra, protectora de los cultivos (de los vitales cereales) y a la que había que hacer ofrendas y sacar en procesión. ¿Les suena de algo, verdad? 
  

Gustavo Adolfo Ordoño ©
Historiador y periodista 

No hay comentarios:

Publicar un comentario